Por primera vez desde que comenzó la búsqueda del submarino ARA San Juan, perdido desde el pasado miércoles 15 de noviembre, la Armada Argentina habló oficialmente de la posibilidad de “una explosión” ese mismo día, cuando se supo por última vez de la nave que se dirigía a la ciudad de Mar del Plata.

En la mañana de este jueves el vocero de la Armada, Enrique Balbi, informó que un reporte suministrado por el embajador argentino en Austria y experto en energía atómica, Rafael Grossi, registró una “anomalía hidroacústica” que fue también informada el miércoles por la Marina de los Estados Unidos.

El submarino ARA San Juan.

Este escrito reveló que existió un “evento anómalo singular corto violento y no nuclear consistente con una explosión” el miércoles 15 de noviembre a las 10:31. El último contacto entre el buque y la base naval se había registrado ese mismo día, casi tres horas antes del evento anómalo.

Cinco minutos antes de que el vocero de la Armada difundiera el parte oficial, un equipo de contención les comunicó las novedades a los familiares de los tripulantes, muchos de los cuales entraron en crisis. Hubo gritos, llantos y se solicitó asistencia a una ambulancia.

El vocero de la Armada Argentina, Enrique Balbi, brindando la conferencia de prensa.

“¿Si hubo una explosión, por qué no hay restos en el agua?”, le preguntaron. Y Balbi contestó: “Una explosión en inmersión, en algo confinado como es un submarino, normalmente se habla académicamente de una implosión. No es una explosión en la que terminan flotando cosas en la superficie. De todas maneras,  tampoco lo estamos descartando”, respondió.

Al mismo tiempo, Jesica Gopar, la mujer de uno de los 44 tripulantes, el mendocino Fernando Santilli contó que su marido jamás le manifestó que había una falla que todo esto le parece “raro”.

“Me acaban de decir que explotó el submarino” dijo Jesica y rompió el llanto ante la noticia de la explosión y pidió: “No nos dejen solos, porque después de esto no se sabe que va a pasar”.  La mujer detalló que su marido “era” militar desde hace 15 años y “era” submarinista desde hace 9.

Las muestras de dolor tras el anuncio de que se había registrado una explosión.

Los familiares mostraron su tristeza y enojo tras la noticia.

Infobae

Frente a la base naval, las familias rezaban por los 44 tripulantes.

“Agradezco a todos los países que colaboraron con la búsqueda. Que yo sepa el submarino no salió con ninguna avería”, agregó Gopar y señaló que la última vez que se contactó con su esposo le dijo que lo amaba y que lo esperaba para festejar el primer año del hijo que tienen en común. Stefano cumplió un año el pasado 5 de noviembre y Santilli no pudo estar ya que se encontraba en el mar para esa fecha.

“No estuvo en el primer cumpleaños de su hijo. ¿Cómo le digo que no va a tener nunca más a su papá? Es muy duro, hay que estar en los zapatos de los familiares en este momento”, añadió llorando desconsolada.

Mira el momento en que habla con la prensa.

Más tarde, la mujer expresó su dolor a través de Twitter con una simple pero dolida frase:

Itatí Leguizamón, esposa de Germán Oscar Suárez, otro de los 44 tripulantes, también se mostró indignada por las noticias oficiales: “Nos confirmaron que hubo una explosión el miércoles a las 11”.

“No pudieron terminar de leerlo (refiriéndose al parte). La gente se abalanzó. Están rompiendo todo adentro. Son unos desgraciados, unos perversos”  informó aún compungida por los hechos.

Luego, ante el dolor disparó: Mandaron una mierda a navegar. Inauguraron algo que sólo fue pintado por fuera. En 2014 tuvieron un problema para emerger y se despidieron entre ellos. Después por un propulsor pudieron salir”. Sin embargo, afirmó que su pareja “confiaba plenamente en el submarino. En 30 años nunca tuvo un problema, salvo inconvenientes menores”.

En tanto, dejó ver su fastidio por el manejo de la información por parte de los superiores de su marido “No nos dijeron que están muertos, pero es una suposición lógica. Nos acaban de decir que la explosión fue el miércoles a las 11 de la mañana, que ahí fue la explosión y el incendio, todo lo que fue y que el submarino se hundió a 3.000 metros”.

“No dieron ninguna explicación, según ellos lo saben ahora, pero yo no puedo creer que recién lo sepan”.

En Mar del Plata, donde está la base naval, la gente ha dejado muestras de cariño para los marinos.

Las banderas argentinas y los mensajes de aliento fueron muy numerosos.

Twitter Armada Argentina
Infobae

Sin embargo, han perdido las esperanzas de encontrarlos con vida.

A pesar de haber informado sobre esta explosión, la Armada Argentina no quiso reconocer que los 44 tripulantes hayan muerto y volvieron a dar un parte a las 19:30 horas sobre la búsqueda del submarino.

“No descartamos nada, porque todavía no sabemos dónde está el submarino”, sostuvo Balbi en este último parte oficial y agregó “ninguna unidad de la Armada zarpa si no está en condiciones operativas” y cuestionó a los medios que “brindan informaciones imprecisas que afectan a los familiares” de los oficiales.

“Volvemos a ratificar que esa información se recibió ayer miércoles por la tarde. Si la Armada hubiese contado con esa información con anterioridad, hubiese dedicado todo el esfuerzo de búsqueda en esa zona desde el primer momento”, advirtió.

Además, negó el retraso en el inicio de la búsqueda. “La Armada aclaró que se cumplió el plan de búsqueda y rescate en tiempo y forma, siguiendo el protocolo de las normas internas homologadas internacionalmente”, declaró el vocero de la Armada Argentina.

En cuanto a la búsqueda, que se había visto dificultada por el estado del tiempo, el uniformado aseguró que  “Se mantiene un estado del mar nivel dos, lo que permite hacer un patrullaje marino y aéreo más efectivo”.

Así estaba el oleaje los primeros días de la búsqueda del ARA San Juan.

La Armada Argentina seguirá buscando el ARA San Juan. Hasta el momento recibe ayuda de los gobiernos de  Alemania, Brasil, Chile, Colombia, España, Estados Unidos, Ecuador, Francia, Italia, Noruega, Perú, Reino Unido, Rusia y Uruguay.

Pero, sin embargo, los familiares y toda la sociedad argentina, lloran la pérdida de los 44 marinos argentinos que tripulaban el submarino.

¡Comparte la noticia!