La época de Navidad es una época alegre propicia para encontrarnos con nuestros seres queridos para disfrutar de su compañía y recibir el más hermoso regalo de navidad “Amor”.

Darren Bruynel, de 34 años, constructor y armador de estructuras, fue más allá. A pesar de que no pudo estar con sus hijos, les dio un precioso regalo de Navidad a otras tres personas: la vida.

Esta es la historia de un padre del norte de Londres que murió en un accidente de motocicleta mientras regresaba de comprar en la víspera de Navidad los obsequios para sus hijos Oliver de 8 años, Charlie de 13 años y Alfie de 17 años.

La familia de Darren decidió donar sus órganos después de su muerte por la colisión en Holloway Road, en Londres. Un trágico accidente que lo dejó con graves heridas en la cabeza.

Aunque fue trasladado en avión al Royal London Hospital para una intervención quirúrgica de emergencia, los médicos no pudieron salvarlo. Más tarde murió con severas lesiones en el tallo cerebral. Melanie Heffelman, hermana de Darren estaba junto a él cuando la familia decidió donar sus órganos en la mañana de Navidad.

Durante los días siguientes, su hígado, páncreas y riñones fueron donados a pacientes que estaban desesperadamente necesitando los órganos para seguir con vida.

Su familia manifestó el gran orgullo que sienten porque Darren después de vida pudo dar más vida a otras tres personas que tenían un estado de salud muy crítico.

Perdimos a una persona que amamos muchísimo, pero también salvamos tres vidas ese día y eso es muy especial. Fue la mejor decisión porque nos ayudó durante el proceso de duelo. Este gesto nos consuela”.

Dar vida a otra persona a través de la donación de órganos es más que un gesto, es una decisión muy difícil. Es muy complejo aceptar que a un ser querido se le extraerán los órganos que, con el pasar del tiempo entrarán en un proceso de descomposición y quedarán totalmente inutilizados.

Son motivos suficientes para que personas como Darren se sientan realmente orgullosos de ayudar a otros a seguir viviendo. Ha sido una de las decisiones más acertadas dentro del seno familiar a pesar de lo difícil que resultó tomarla.

La Navidad es muy importante para nosotros como familia. Es el día más feliz del año. Se trata de unirnos y hacer buenas obras”.

Darren estaba separado de la madre de los niños e iba a pasar es Navidad con ellos. Él estaba recogiendo los regalos de último momento para ponerlos debajo del árbol para sus hijos cuando sucedió el lamentable accidente.

Melanie señaló que su hermano era un hombre muy generoso, que estaba muy segura de que sí hubiese tenido la oportunidad de salvar vidas lo hubiese hecho sin dudarlo.

Darren era muy alegre, gracioso y generoso. Amaba a su madre y a sus hijos”.

Darren fue galardonado con el Premio de la Orden de San Juan por NHS Blood and Transplant. Sally Johnson, directora de la organización dijo que con estos premios se espera que otras personas se inspiren a manifestar a sus familiares el deseo de ser donantes, en caso de una muerte inesperada.

Melanie inició una página de crowdfunding para recaudar dinero con el objetivo de ayudar a los dos hijos más pequeños de Darren. Si puedes y quieres hacer algún donativo puedes hacer clic aquí.

The Sun

Aún, para muchas religiones el hecho de donar órganos representaría un pecado o un tema que no se debe poner sobre la palestra. Es importante saber que con una simple decisión pueden salvarse miles de vidas.

El ejemplo de Darren es una muestra de cómo ayudar al prójimo aún después de no estar en este mundo.

A diario son millones de personas que esperan por la donación de un órgano para seguir viviendo, y pocos se atreven a seguir este valiente y hermoso ejemplo de la familia de Darren. ¡Compártelo!