La agresión racista que cometió un hombre contra una pasajera en un vuelo de Ryanair de Barcelona a Londres le dio la vuelta al mundo, uno de los testigos grabó un vídeo de lo sucedido y se hizo viral.

Miles de usuarios en las redes condenaron la reacción del personal de la línea aérea por satisfacer la solicitud del agresor y cambiar de asiento a la víctima en lugar de protegerla a ella y velar por su comodidad.

Delsie Gayle, de 77 años, rompió el silencio y ofreció declaraciones a los medios de comunicación relatando que cada vez que recordaba el incidente lloraba y que se siente hundida y deprimida sin comprender por qué había sufrido tal agresión.

El pasajero autor del polémico acto racista logró ser identificado, se llama David Mesher y los medios británicos han dado a conocer sus datos y su postura frente al hecho.

Las autoridades policiales lo contactaron sin ofrecer mayores detalles, un grupo de periodistas de un medio de comunicación británico se acercó a la vivienda del agresor en Birmingham para conocer su percepción sobre el mediático incidente y sobre todo si estaba dispuesto a disculparse.

El hombre de 70 años se limitó a cerrar la puerta y decir: “Vete, no hay nada que decir”.

David Mesher, trabajó en los servicios ferroviarios británicos antes de jubilarse, sus vecinos han conversado con algunos periodistas y lo han descrito como un “bicho raro” y “acosador”, sin embargo, les sorprendió su comportamiento contra la mujer jamaiquina.

Un antiguo compañero de trabajo de David relató que se impresionó mucho al ver el video, “Estaba en la taquilla de la estación de Waterloo y siempre fue muy educado. No era grosero con nadie porque de lo contrario no habría trabajado atendiendo al público”.

Agregó: “Me quedé en shock al verlo usar ese lenguaje tan vil. Debe ser condenado por ello porque fue horrible, ese no es el David Mesher con el que yo trabajé”.

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) está investigando si le compete el incidente para establecer una sanción contra el agresor. “El episodio se produjo con el avión todavía en tierra y con la puerta abierta, pero tenemos que averiguar si es competencia nuestra y si puso en peligro la seguridad aérea”, dijo un representante del organismo.

Asimismo, condenaron el acto racista como deleznable y de “bajeza moral”, ellos son capaces de ejercer sanciones sobre aquellos pasajeros conflictivos con multas que podrían ascender a los 5.000 euros.

Ryanair se comunicó con la víctima para disculparse y a través de su perfil de Twitter publicaron un mensaje en el que explicaban que habían denunciado el caso a la policía sin poder ofrecer más detalles.

Daily Mail

La hija de Delsie Gayle exige una disculpa pública de parte de la línea aérea porque su madre sigue muy afectada, le cuesta comer y dormir producto de la ansiedad y tristeza que le causó el incidente.

Mientras que Ada Colau informó que el ayuntamiento de Barcelona, lugar desde donde partió el vuelo, se presentará como acusación por la “intolerable agresión verbal racista”.

Se pretende que el protocolo para estos casos se ajuste y que expulsen o reubiquen al causante del problema y no a las víctimas.

Ahora se ha intensificado la indignación de la opinión pública contra el agresor después de que este se negara a disculparse. Comparte sus polémicas y breves declaraciones.