David Schmitz y su esposa Brenda tenían una hermosa familia, pero una dura realidad tocó a su puerta cuando Brenda fue diagnosticada con un cáncer de ovarios en una fase bastante avanzada y murió en enero de 2011.

Cuando Brenda y David se conocieron él ya tenía dos hijos, Josh y Justin, y Brenda uno más llamado Carter. Juntos tuvieron al más pequeño llamado Max; cuatro hijos en total que Brenda dejó a cargo de David.

Sin embargo, desde la partida de su adorada esposa, David empezó a sentir su presencia constantemente en diferentes días y era algo que no parecía querer alejarse de su vida.

Desde que se fue me ha enviado varias señales de que aún está con nosotros”, comenta David.

La primera prueba ocurrió el día que Brenda falleció, es inexplicable para David cómo tras varios días sin lluvia un hermoso arcoíris doble apareció en el cielo unos minutos después de haber fallecido su esposa.

El arcoíris rememoraba la canción favorita de Brenda y el más pequeño de sus hijos, Max: “Somewhere Over the Rainbow”, “En algún lugar sobre el arco iris” en español.

Después del duro golpe de perder a su esposa, David se comprometió con una mujer llamada Jane.

Jane ha sido increíble, ha aceptado a todos mis hijos como si fuesen de ella”, dice David cariñosamente.

Pero David no se imaginaba la sorpresa que Brenda estaba por darle cuando fue invitado por el equipo del programa de radio “Christmas Wish”, “Deseo de navidad” en español.

Allí fue informado que un amigo anónimo de Brenda le había enviado una carta que su esposa le pidió entregar cuando llegase el momento adecuado.

La condición para que la carta pudiese ser entregada era que David debía seguir adelante con su vida, encontrar a una mujer que lo amase y estuviese dispuesta a cuidar de sus cuatro hijos.

Relay Hero / Youtube

La lista de deseos de Brenda incluía: Un día de spa para la futura esposa de David además de una carta que escribió específicamente para ella, unas vacaciones para toda la familia y una salida de fiesta para todos los doctores y enfermeras que ayudaron a Brenda mientras estuvo en el hospital.

Es increíble cómo, a pesar del dolor y el sufrimiento de la enfermedad y de saber que moriría pronto, se tomó el tiempo necesario para hacerles este sorprendente regalo a todos.

La fortaleza de esta mujer nos da un ejemplo de cómo enfrentar las adversidades con valentía y sobre todo con gratitud hacia quienes amamos. Compártelo.