En cada segundo de nuestras vidas podemos ser sometidos a una nueva experiencia que nos dejará una huella. Algunos de estos cambios son más drásticos que otros y representan mucho más dolor que los demás, sin embargo, la vida siempre da la oportunidad de mejorar y superarse tal como en la siguiente historia.

Davide Morana, es un joven de 24 años con una vida bastante común y muy activa, el chico estudiaba en la mañana, trabajaba en las tardes y practicaba diariamente alguna actividad atlética como la natación o el atletismo, además se preparaba para un triatlón.

Morana es italiano, pero reside en España, y mientras estaba en su rutina diaria, presentó unos raros síntomas que lo motivaron a ir al hospital. En el recinto, los médicos le diagnosticaron una simple gripe.

En la noche, Morana seguía con el malestar, la fiebre aumentó a 39°C y presentaba vómitos, pero no se preocupó porque los médicos le habían advertido que tendría esos síntomas, solo debía seguir las instrucciones del tratamiento.

Sin embargo, al despertar, el malestar seguía y unas raras manchas empezaban a aparecer en su rostro y en sus pies. El miedo se apoderó del joven y fue rápidamente a la sala de urgencias del hospital.

Cuando Davide llegó, los médicos inmediatamente lo trasladaron a UCI porque ahora el diagnóstico era evidente y se debía actuar con rapidez. Un fallo multiorgánico provocó una sepsis meningocócica en Davide, poniendo su vida en riesgo. La bacteria actúa muy rápido, por esa razón a Davide lo indujeron en coma para salvar su cerebro y su vida.

Los padres del joven estaban en Italia y volaron a España tan pronto como se enteraron. A Davide lo despertaron una semana después, su cerebro estaba intacto, se había salvado. Pero lamentablemente no todas eran buenas noticias.

Las manchas que tenía Davide en sus extremidades se convirtieron en ampollas y más tarde provocó que los tejidos se murieran, expandiéndose por todo el cuerpo, por esa razón, los médicos sometieron al joven a la amputación de sus cuatro miembros.

Ahora, Davide no cuenta ni con sus dos brazos ni con sus dos piernas, pero sí tiene una actitud positiva que no dejará que la enfermedad le arrebate. La solución para Davide es utilizar prótesis en sus 4 miembros, pero las prótesis brindadas por el servicio de salud de su país no son las idóneas para que él pueda continuar con una vida normal.

Por esa razón, te invitamos a que ayudes a Davide en su misión donando a su causa para invertir en prótesis funcionales, logrando así tener una mejor calidad de vida. Puedes saber cómo ayudar ingresando en el siguiente enlace.

davidemorana.com

Aprecia y agradece cada segundo de tu vida, porque no sabemos en qué momento todo puede cambiar. Davide nos da una estupenda lección de vida y es jamás darse por vencido enfrentando las adversidades con una sonrisa.

¡Comparte el testimonio de Davide con tus amigos e invítalos a unirte a su causa!