Dayanara Esmeralda Fierro Zazueta, de seis años de edad, fue declarada desaparecida, en la sindicatura de San Pedro, municipio de Navolato, México, el 6 de junio pasado.

Un hombre desconocido se apoderó de la pequeña, quien viajaba a bordo de un vehículo del cual se desconocen las características.

Fue un caso que conmocionó a toda la población y mantuvo en alerta a familiares y a las autoridades respectivas.

En vista de que las investigaciones no daban resultado, la Fiscalía General del Estado de Sinaloa declaró la Alerta Ámber para encontrar a la pequeña, sabiendo que su integridad física podía correr serio peligro.

Los familiares denunciaron la desaparición de la pequeña Dayana, pero les pidieron esperar.

Casi cinco meses después, tras una serie de esfuerzos por parte de familiares, cobertura mediática y activación de alarmas en este tipo de delitos, el Fiscal General de la Nación, Juan José Ríos Estavillo, ha informado sobre lo que todos temían.

Mencionó que el pasado 23 de octubre un vecino del lugar, de manera anónima, reportó a los teléfonos de emergencia la existencia de restos óseos, específicamente un cráneo, que fue encontrado en las inmediaciones del campo Mulas, sindicatura de San Pedro, a 4 km de distancia de donde fue raptada.

Personal del ministerio y de la fiscalía se apersonaron del caso y recogieron los mencionados restos, que al parecer por sus características, correspondían a un infante.

La Fiscalía inició los exámenes de genética forense para determinar si se trataba de la niña Dayana.

“Hay elementos suficientes para pensar que los restos óseos encontrados fueron dejados de manera deliberada en el lugar del hallazgo y que evidentemente no es el mismo lugar en el que se le pudo haber privado de la vida”, señaló Ríos Estavillo.

“Hoy, después de varios días de exámenes periciales y de genética, tenemos la pena de informar que estos restos óseos corresponden a Dayana, según lo corroboran los estudios científicos”, señaló el Fiscal.

La Fiscalía no descarta ninguna línea de investigación que se tenga al día de hoy, ni se descartará cualquier otra que pueda surgir con el avance de las investigaciones.

Se desconoce cuándo fue asesinada, dónde, ni la forma.

El fical expresó que ahora han abierto una nueva línea de investigación por feminicidio en contra de los presuntos responsables del crimen.

Ríos Estavillo comentó que el lugar donde fue dejado el cráneo de la menor, en su momento fue recorrido por varios equipos de investigadores en diversas ocasiones.

Presumen que la niña no salió de Navolato y que fue asesinada en la misma zona.

“La Fiscalía hará todo lo posible para que se haga justicia con Dayana y su familia, así como castigar a los responsables de dichos hechos”, mencionó.

Ríos Estavillo aseguró que desde que la niña fue privada de su libertad iniciaron una búsqueda intensa para dar con su paradero. “En ningún momento estuvimos de brazos cruzados”, puntualizó el Fiscal.

Los hechos

Un jueves atrás de la desaparición de la pequeña, Jesús Alejandro, su padre biológico, desapareció. Fue encontrado muerto un domingo y el lunes enterrado.

La niña vivía con su madre Alma Delia, de 22 años de edad, su padrastro y sus abuelos.

La madre, así como Gregorio, el abuelo materno, descartaron que a la niña se la haya llevado alguien de la familia paterna.

El abuelo mencionó que Jesús Alejandro, el padre, le pidió cuidar como oro a Dayana, cuando se separó de su hija.

La madre relató que Dayana cursaba la preprimaria y que ese día no quiso ir a la escuela. La niña se quedó en casa viendo televisión hasta que salió sin pedir permiso a comprar las golosinas.

Un hombre que revisaba una llanta secuestró cuando regresaba a casa, le tapó la boca y la subió a una camioneta.

Los vecinos intentaron detener al secuestrador, pero no lo consiguieron. La familia notificó a las autoridades y la Alerta Amber se activó un par de días después.

Según los testigos, el secuestrador utilizó una gorra para ocultar su identidad y su vehículo no tenía placas.

El 9 de junio se convocó a una manifestación exigiendo el regreso con vida de la pequeña.

familiares no se quedarán tranquilos

Gregorio, abuelo materno de Dayana, pide a la Fiscalía General del Estado más estudios para estar seguro si el resto óseo que se encontró pertenece a su nieta.

“Estamos esperando primeramente en Dios, lo que Dios nos diga, después que hagan todas las pruebas necesarias para saber si es o no es mi nieta”, manifestó el abuelo de la pequeña.

Gregorio manifestó que les parece muy extraño el hallazgo, debido a que el cráneo encontrado no tiene pelo.

El abuelo siempre confió en que su nieta estaría bien y regresaría con ellos.

“Estamos consternados de que se haya encontrado en las condiciones en las que se encontró, cuando nosotros esperábamos que pudiera estar con vida, bajo la custodia de una persona allegada hacia su persona, la verdad es un hecho que en lo personal yo esperaba que fuera muy lejano, que no sucediera, pero pues con lo que declara la Fiscalía nos deja de capa caída a nosotros”, mencionó.

Noroeste / Debate

Un hecho que sigue conmocionando a toda la nación, y más aún ahora que toda esperanza de encontrar a Dayana con vida se ha visto esfumada por las evidencias. Una vez más nos solidarizamos por un caso de feminicidio, en el que una pequeña de 5 años, y una familia abatida que suplicaba su regreso, son víctimas de un desalmado que ha decidido cobrar la vida de una pequeña inocente.

Es necesario que se haga justicia con Dayana y su familia, ¡un crimen así no puede quedar impune! Levantemos la voz y comparte esta noticia con tus amigos.