Mucho hemos escuchado hablar sobre los celos patológicos, especialmente sobre las consecuencias tan dañinas en las relaciones que por lo general tienen un final nada amistoso.

Sin embargo, esta historia nos presenta un caso que sale de lo común. Debbi Wood, de 43 años, quien es conocida como la “la mujer más celosa del mundo”, contrajo matrimonio con  Steve Wood, después de 7 años de relación.

Aunque muchos pensaban que era imposible que la mujer más celosa del mundo pudiera conseguir a alguien que soportara sus ataques de celos, el destino demostró lo contrario.

Debbi acaba de demostrar que todos tenemos una media naranja.

Steve, de 31 años, es el valiente hombre que afirma que no solo se ha acostumbrado al comportamiento de Debbi, sino a ciertas pruebas diarias que resultan emboscadas de su esposa para comprobar su fidelidad.

Este valiente hombre confirma que, aunque su amada esposa sufre del síndrome de Otelo, cuya característica principal es la provocación de celos delirantes, esto no será impedimento para su amor.

Definitivamente Steve es de las personas que piensan que cuando una persona está enamorada puede afrontar muchos retos con tal de estar cerca de quien ama.

Confiesa que la relación se ha consolidado con los años lo que ha hecho que su existencia al lado de Debbi sea cada día más tolerable y placentera.

En una declaración a la prensa él sonreía mientras miraba a Debbi y decía que estaba enamorado revelando su disposición para soportar todo por ella.

Estoy dispuesto a aguantar, porque sé que somos almas gemelas. Ella para mi es muy especial y un poco de celos por aquí y otros por allá no van a cambiar eso”.

Debbi antes de casarse cambió su apellido de soltera para dar por enterado al mundo que estaba comprometida y que Steve sería su esposo. A toda costa ella pensó en mantener alejada a toda mujer que intentara fijarse en su media naranja.

Debbi nunca pensó que el amor iba a tocar a su puerta y después que sucedió no estaba dispuesta a dejarlo ir.

Por sus celos obsesivos esta mujer tiene que comprobar que su esposo es fiel durante varias veces al día. Revisa el teléfono, las cuentas de correo electrónico, los estados bancarios de Steve, entre otras cosas.

A pesar de estar ya casados, Debbi quiere mantener a Steve lejos de huir con otra mujer que considere más sexy.

Debbi reveló que cuando Steve miraba los comerciales donde promocionan las rasuradoras femeninas ella se sentía alarmada e irritada ante la posibilidad de que él considerara a la mujer de la pantalla más sexy que ella.

Ahora Steve tiene prohibido mirar esas escenas para no perturbar la tranquilidad de su amada esposa.

Debbi conoció a Steve en el 2011 a través de Facebook. Tenían un amigo en común y Steve no dudó en buscar conversar con ella y cuando la vio sintió el flechazo del amor.

Sabía que estábamos destinados a estar juntos tras el primer beso bajo el Puente de Londres”

Debbi dice que su intención no era enamorase de nuevo después de su última relación, pero confiesa que Steve le robó el corazón.

Después de iniciar una vida juntos los celos se intensificaron, pero a pesar del tiempo Debbi se ha convencido del amor que Steve siente por ella. Sin embargo, no ha dejado de aplicar métodos que le permitan comprobar su fidelidad.

Facebook

Debbi afirma que no quisiera perder a Steve a quien desde un principio considera su media naranja, ella asiste a terapias para intentar controlar el nivel enfermizo de celos que siente hacia todas las mujeres que se acercan a él.

Para muchos no sería posible convivir con alguien que sufra un trastorno como el de Debbi, que afecta la confianza de la relación. Pero al parecer, a él parece no afectarle. ¿Qué opinas? ¡Compártelo!