Un adolescente de 17 años mantuvo relaciones sexuales con su profesora de 53 años, Deborah Lowe, y la acusa de arruinar su carrera y causarle la pérdida de su trabajo. Tuvo que retirarse antes de graduarse, además de haber perdido, según él, a sus amistades y conocidos que lo apreciaban a causa del daño que eso le hizo a su reputación.

“Ella arruinó mi vida. Perdí mi trabajo, relaciones y mi reputación. Deseo nunca haberme involucrado con ella”, comentó el joven.

La historia comenzó cuando se conocieron en el departamento de cuidado pastoral de la escuela, cuando él tenía a penas 15 años de edad; mientras que ella era una mujer de 51 años, madre de dos hijos. Así fue como comenzaron a mantener relaciones sexuales, después de haber coqueteado e intercambiado miradas en la escuela, a lo que siguió un intercambio de números telefónicos y calientes conversaciones a altas horas de la madrugada.

Él aseguró que tuvieron “sexo salvaje” en el apartamento de ella, así como en su carro y en su caravana, también contó que le gustaba que la insultaran durante el acto sexual. Después se supo que durante las relaciones, al menos en una oportunidad, ella le raspó la espalda con las uñas y le sacó sangre.

“Yo tenía 15 años en ese momento pero, obviamente, es la fantasía de cualquier joven adolescente… Acostarse con una sensual profesora”, continuó contando la víctima. 

Más avanzada la relación, Deborah le envió una carta que decía “¿Con quién más podré ser una ramera?”, pero la carta la encontró la madre del joven y enseguida la familia se puso en contacto con la policía.

Deborah, quien es la encargada del cuidado pastoral en la escuela, le dijo a la policía que las relaciones entre ellos comenzaron cuando él tenía 17 y ya se había retirado de la escuela. 

Deborah, con respecto a sus dos hijos de 28 y 20 años de edad, dijo que estaba “mortificada y avergonzada por la aventura tonta que tuvo”, y negó haberse obsesionado con el joven adolescente que la acusa de acosarlo. Salió libremente de la corte después de que fue absuelta de todos los cargos, en un juicio que duró 7 días.

Daily Mail

“Qué le estaría pasando por la cabeza? Ella sabía perfectamente lo que estaba haciendo y aún así continuó. Considerando que tiene suficiente edad como para ser su abuela, es evidente que no tiene lineamientos morales en su vida”, comentó la madre del joven, sumamente indignada con la situación.

Te invitamos a compartir este suceso con todos tus amigos y conocidos. Las relaciones entre adolescentes y adultos pueden terminar en problemas muy graves… Hay que educar a los jóvenes y cuidarlos mucho.