Después de pasar por el trauma de “perder a su bebé recién nacido”, un padre afligido fue sometido a la más terrible angustia después de decidir desenterrar el ataúd del niño para después sólo encontrar a una muñeca de plástico en su interior.

El engañado padre y miembro de las Fuerzas Armadas hondureñas, Melvin Mendoza, de la región de El Paraíso, inmediatamente se dio cuenta de la amarga verdad: había sufrido el luto de un bebé que nunca existió.

La pareja de Melvin, Rosa Castellanos Díaz, había logrado fingir un embarazo durante nueve meses, engañando a familiares y amigos por igual en un intento de retener a su pareja consigo.

Ella incluso llegó a anunciar a todos que esperaba gemelos, asegurándose de que Melvin no le acompañara a los supuestos “controles” y sostener así el engaño.

Pero más rápido cae el mentiroso que el ladrón y sus malévolos planes sólo  legaron hasta allí.

En julio de 2017, Díaz le dijo a Melvin que tenía que ir a la capital hondureña de Tegucigalpa para dar a luz en el Hospital Escuela. Una vez allí, llamó a Melvin con algunas noticias terribles.

Díaz afirmó que había dado a luz gemelos. Sin embargo, uno había fallecido trágicamente mientras estaba siendo dado de alta, y el otro permanecía enfermo en el hospital.

Cuando Díaz regresó a su casa en El Paraíso, trajo consigo un pequeño ataúd blanco que, según ella, contenía los restos del gemelo fallecido.

Organizó una vigilia para el niño muerto, a la que asistieron sus más allegados, y ella los atendió amanablemente sirviéndoles café, pan y otros bocadillos, mientras trataba de “reponerse de la pérdida de su pequeño”.

Incluso celebró un funeral en el cementerio local en El Coyolar. Amigos devastados y miembros de la familia se turnaron para llevar el pequeño ataúd a su lugar de descanso final.

Se dijo que Melvin estaba tan emocionalmente afectado por la pérdida, que tuvo que recibir calmantes y ser apoyado por sus amigos cuando el cofre fue bajado a la tierra.

Sin embargo, las sospechas surgieron cuando Díaz se negó a permitir que nadie mirara dentro del ataúd. Según los informes, dijo que el hospital había sellado el ataúd y le habían dicho que no lo abriera por ningún motivo.

Melvin se preocupó porque no le parecía nada razonable ese argumento. Así que el  hombre, un día después del funeral, junto a algunos amigos regresaron al cementerio para desenterrar el ataúd y descubrir cuál era el motivo por el cual su esposa no quería abrirlo.

Casi pierde el aliento cuando al destaparlo, se dio cuenta que no había más que una muñeca de plástico cubierta en una manta. Y para seguir atando cabos contactó con el Hospital, donde le dijeron que Rosa nunca dio a luz y tampoco se encontraba el supuesto otro gemelo recuperándose.

“Cuando sacamos la caja, para nuestra sorpresa, encontramos una muñeca vestida como si fuera un niño. Llevamos el ataúd a la policía para que pudieran ver que no sacamos al niño de la caja”, declaró un amigo de melvin.

El Ministerio Público de Danli comenzó una investigación sobre el caso. Sin embargo, según los informes, Melvin ha optado por no presentar cargos contra Díaz.

Facebook / El Heraldo

No se ha aclarado cómo Díaz fue capaz de fingir un embarazo durante tantos meses, o por qué estaba tan aterrorizada de que su pareja la abandonara. Ella simplemente llegó haciendo una buena actuación de sufrimiento y con el ataúd sellado.

Mujer entierra “muñeco” y engaña a su marido fingiendo sepelio de su bebé en Jamastrán, El Paraíso..#Honduras.- El desentierro de un ataúd reveló las mentiras que por más de nueve meses sostuvo una mujer a su pareja, sobre un supuesto embarazo.La mujer se hizo pasar por embarazada durante nueve meses y le informó a su pareja que se trataba de gemelos; sin embargo, tras el supuesto parto, dijo que uno de los bebés murió, llegó con un ataúd en brazos y realizó velorio y entierro para el supuesto pequeño.Ella dijo haber dado a luz a dos niños en el Hospital Escuela en Jamastrán y posteriormente, realizó el entierro de su hijo.El consternado padre decidió desenterrar el ataúd durante la noche y se llevó una nada grata sorpresa.El ataúd contenía solamente un muñeco, la mujer no dejó que nadie abriera el ataúd durante el entierro argumentando que en el hospital se lo señalaron así.Aseguran que ella buscaba retener a su pareja con el supuesto embarazo.Los hechos ocurrieron en la aldea El Coyolar, en el valle de Jamastrán, El Paraíso, informó Sistema Integrado Digital.Rosa María se trasladó fuera de la aldea para dar a los a sus hijos, después le habló a su pareja, Melvin, diciéndo que uno de los niños murió. La familia de Melvin alistó la casa para velar al niño, informaron medios locales.

Publicada por Yo no soy cómplice de Humberto Moreira en Jueves, 2 de agosto de 2018

Es increíble hasta dónde puede llegar una mujer desesperada con tal de conseguir sus objetivos. Es lamentable que esta desalmada pase por encima del dolor y sufrimientos ajenos, poniendo en vilo a una población entera y al hombre que supuestamente ama. ¡Es inaudito!

No dejes de compartir este impactante suceso en tus redes y déjanos saber qué opinas de este impresionante descubrimiento.