La vida en prisión es muy difícil y más para quienes tienen condenas muy largas. Además, en algunos países existe la pena de muerte y los criminales reciben esta condena cuando han cometido delitos imperdonables como lo es el asesinato. Sin embargo, muchas veces es una mala decisión la que causa una tragedia.

Muchas veces las personas son víctimas de sus emociones y ese fue el caso del prisionero chino Li Shiyuan, de 30 años; después de quitarle la vida a 3 personas, fue condenado a recibir una inyección letal que le causaría su muerte en Daqing, provincia de Heilongjiang, noreste de China.

Según fuentes oficiales, el hombre se encontraba en un Karaoke cuando discutió y se peleó con tres personas, después estas partieron en su auto y Li Shiyuan los persiguió en el suyo para vengarse de ellos.

El hombre siguió a estas otras tres personas en su auto hasta que las asustó al punto de que se estrellaron contra una zanja, el impacto causó una fuerte explosión que les generó la muerte.

Unos minutos antes de que se le aplicara al prisionero la inyección letal, se tomó un video en el que podemos apreciar la humanidad que quedaba en él, es un momento realmente conmovedor. A pesar de sus errores, seguía siendo un hombre con sentimientos, algo que a veces es difícil encontrar en quienes hacen daño a otros.

En las imágenes se puede apreciar cómo la hija menor del prisionero ve a su padre y le dice de la manera más inocente: “Adiós, papá”. Cuando el hombre escuchó a su pequeña pronunciar estas palabras rompió en llanto pues sabía que era una despedida para siempre.

La inocente niña es tan pequeña que no entiende lo que está a punto de suceder a su alrededor, por lo que simplemente se despide de su padre como si lo fuera a volver a ver unos días después, las imágenes son desgarradoras.

La despedida de este hombre hacia su familia te romperá el corazón, podemos ver también cómo su madre y su esposa derraman muchas lágrimas al despedirse de él y este no se puede contener al despedirse de ambas, le muestra sus respetos a su madre en reverencia, pidiendo perdón por lo que ha hecho y se despide de ella.

El amor de madre es increíble y ella abraza a su hijo despidiéndose de él sin importarle los crímenes que cometiera, posteriormente los escoltas de la prisión toman al hombre para llevarlo a recibir su triste muerte.

Sin duda alguna es una escena por la que ninguno de nosotros querríamos pasar. Debemos recordar que nuestras acciones siempre tienen consecuencias y es mejor pensar dos veces antes de dejarse llevar por la ira.

Comparte esta historia con tus amigos.