Para las personas que amamos a los animales se nos hace difícil aceptar que existan otros quienes sin compasión son capaces de maltratarlos. Lamentablemente son muchos y las acciones que cometen pueden ser peores de lo que nos atrevemos a imaginar. De hecho, muchos de los animales que sufren maltratos o son dejados en el abandono terminan muriendo, pero para los que sobreviven siempre hay alguien dispuesto a ayudar.

Charlie es un perrito que fue rescatado de un ataque con ácido y llevado a Trio Animal Foundation.

Sue Naiden la directora de dicha fundación aceptó al maltratado animal y pidió ayuda para encontrar al responsable. Sin embargo, a pesar de que Sue ofreció una recompensa de 5.000 dolares a quien aportara datos que ayudaran a dar con el hombre que cometió el crimen nadie fue capaz de testificar, “tenían demasiado miedo como para dejar constancia en la policía”, dijo.

Charlie había sido colgado con un soga, lanzaron ácido sobre su espalda y lo dejaron en casa de otras personas abandonado.

El perrito estaba muy mal herido, toda su espalda y hombros habían sufrido graves quemaduras, por lo que tuvo que ser sometido a diferentes tratamientos y baños medicinales. Aunque el no tuvo que recibir ningún injerto, si fue sometido a curas en las que tenían que eliminar la piel muerta de su cuerpo y estimular el crecimiento de células sanas.

Charlie tuvo que pasar mucho tiempo con vendaje y pasó un par de semanas en cuidados intensivos veterinarios antes de regresar al rescate.

Para él fue difícil volver a tener confianza y demostraba temor ante las sogas, Charlie necesitaría mucho apoyo y lo consiguió en el refugio a través de Hazel Grace, un perrita que también fue víctima de quemaduras. Hazel Grace, se convirtió en una perrita de apoyo emocional para otros animales con quemaduras.

En cuanto ella y Charlie se conocieron, se hicieron buenos amigos olían sus cicatrices mutuamente y jugaban teniendo cuidado de la piel sensible del otro.

Charlie, quien comenzó a usar suéteres para proteger sus heridas se convirtió en su admirador a pesar de ser más grande en tamaño, al igual que Charlie el caso de Hazel Grace no fue denunciado formalmente y después de tres años nadie ha sido acusado.

A medida que pasaron los días, las heridas de Charlie fueron sanando y gracias a Hazel Grace su corazón también y estaría listo para una nueva familia.

Hasta que finalmente el momento de ser completamente feliz de Charlie llegó, una familia se interesó en él por lo que decidieron adoptarlo y llevarlo a casa. Karen Lagioia y su familia no buscaban un perro pero lo conocieron y no pudieron resistirse a darle un hogar y una nueva vida.

La piel de Charlie está completamente curada y su cuidados serán de por vida, pero no son complicados solo debe usar suéteres y protector solar en verano.

Cualquier tipo de preocupación desapareció al ver lo bien que se la lleva con los chicos y con su hermano mayor Moose. Actualmente, los únicos problemas que se presentan en casa de los Lagioia con respecto a Charlie, son las discusiones de los chicos sobre con quien dormirá durante la noche.

Y Charlie no puede estar más feliz de tener tardes de paseo o simplemente descansar en su nueva casa ubicada en Chicago.

TheDodo

Sue Naiden expresó que aún no poseen datos sobre el agresor de Charlie, pero que no puede evitar emocionarse al saber que el perrito que llegó terriblemente herido a la fundación, ahora tenga una vida plena y nunca más tendrá que preocuparse de que alguien lo lastime. Sue no pudo evitar derramar unas lágrimas de alegría el día que la familia Lagioia se encontró con Charlie para llevarlo a casa.

No olvides compartir esta historia y si alguna vez eres testigo de una agresión como esta no dejes de hacer una denuncia, los buenos somos más.