Un hombre japonés, de 27 años, ha sido detenido después de que nueve cuerpos, dos de ellos con partes cercenadas y almacenados en cajas refrigeradoras, fueron encontrados en su departamento, mientras la policía buscaba a una mujer aparentemente relacionada por el “pacto de suicidio que hicieron a través de Twitter”.


La policía arrestó a Takahiro Shiraishi, que vive en el departamento de Zama, al sur de Tokio. Más tarde les dijo a los oficiales:

“Los maté e hice algunas cosas a los cuerpos para ocultar las evidencias”.

El arresto se produjo mientras la policía buscaba a una mujer desaparecida de 23 años en medio de informes de que había sido vista con Shiraishi en los videos de las cámaras de vigilancia, la misma que recientemente había publicado en Twitter:

“Estoy buscando a alguien que muera conmigo”.

La policía encontró originalmente dos cabezas dentro de un frigorífico en la entrada del apartamento antes de hacer el descubrimiento espeluznante de las otras partes del cuerpo, de acuerdo a los medios locales.

Por el momento, la policía arrestó a Shiraishi bajo el cargo de haber desmembrado un cuerpo y colocarlo dentro de un refrigerador, una acusación que él no disputó, según un vocero de la Policía Metropolitana de Tokio.


El sospechoso declaró con una escalofriante tranquilidad:

“Desmonté un cuerpo y lo coloqué dentro de un refrigerador y vertí arena para gatos sobre él. Tenía la intención de ocultar el cuerpo que maté y la evidencia, así que tiré algunos órganos que corté a la basura”.

Los cuerpos eran de ocho mujeres y un hombre, informaron los medios.

Shiraishi confesó haber cortado los cuerpos en un baño y que se encontró una sierra en su habitación, pero la policía no pudo confirmar de inmediato tales declaraciones.

Un vecino había relatado que “percibió un olor que nunca había olido antes, pensé que era el olor a las aguas residuales”, dijo.

Medios locales informaron que partes del cuerpo habían sido despojadas de carne.
Los equipos de investigadores se apiñaron en el apartamento mientras docenas de periodistas se unían a vecinos curiosos en la estrecha calle.

La policía utilizó lonas azules para bloquear las vistas dentro del edificio de dos pisos y cubrió las ventanas de la habitación del segundo piso donde se descubrieron los cuerpos.

La mujer que la policía buscaba y que tenía aparente conexión con el asesino, había twitteado en días anteriores, buscando un compañero para morir juntos.

Otros medios declararon que Shiraishi y la mujer se habían conectado a través de un sitio web que proporciona información sobre suicidios.

Las cámaras de vigilancia mostraron a Shiraishi y a la mujer de 23 años caminando juntos el lunes pasado, cuando tomaban un tren en la estación de cercanías de Hachioji con dirección al domicilio del sospechoso, informó un medio del estado.

Ella había desaparecido desde el 21 de septiembre y su hermano mayor denunció su desaparición a la policía.

Japón se enorgullece de una baja tasa de criminalidad, pero no es ajeno a los delitos violentos de alto perfil, así como a los suicidios.

A principios de octubre, un padre de 32 años fue arrestado bajo sospecha de apuñalar a su hija hasta la muerte. Admitió haber incendiado la casa en la que su esposa y cuatro niños fueron encontrados muertos.

Daily Mail / Citizen Journal

Crímenes que por donde los mires consiguen estremecernos por completo. Es aterrador conocer los detalles macabros del sospechoso, y muy triste los motivos por los que una chica tan joven lo haya buscado para terminar los días en esta tierra de ese modo tan trágico.

Es un caso completamente estremecedor. Esperemos que las autoridades avancen con las investigaciones y se haga justicia. ¡Crímenes así no pueden quedar impunes! Comparte esta noticia y alza tu voz contra la violencia.