El bebé de dos meses presentaba lesiones en diversas partes del cuerpo, tenía múltiples hematomas compatibles con golpes y mordiscos. Ante los indicios de maltrato, la Policía Nacional detuvo en Manacor, en Mallorca a los padres del menor como presuntos autores de malos tratos en el entorno familiar.

El bebé tiene varias lesiones causadas por mordeduras humanas. De acuerdo con la información de la Jefatura Superior de Baleares emitida en un comunicado para los medios de comunicación, el bebé fue ingresado en la unidad de urgencias pediátricas del hospital de Manacor el pasado jueves.

Su madre lo trasladó para curar varios de los hematomas que tenía en el cuerpo.

Los médicos que lo atendieron de inmediato activaron el protocolo de malos tratos tras comprobar que las lesiones del niño eran compatibles con agresiones físicas perpetradas por personas adultas.

Así que se dispusieron a hacer el parte judicial y alertaron a los agentes de la Policía Nacional sobre el caso.

Cuando la Policía se presentó en el lugar observó que el bebé tenía lesiones de hematomas y mordeduras en el brazo derecho a la altura del codo, en el brazo izquierdo a la altura del tríceps, y en la parte superior de la espalda. Además, presentaba un hematoma de un centímetro de longitud en la frente.

En el centro hospitalario los padres del menor no ofrecieron al personal médico ningún tipo de explicación sobre las lesiones del bebé. Los médicos escribieron en el informe que se trataba de golpes y mordeduras humanas.

Ante el desconcierto de los padres que no lograron precisar la causa de las lesiones la policía los detuvo.

Ambos han pasado a disposición judicial compareciendo ante la Fiscalía de Menores, y al Servicio de Protección de Familia y menores del Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS).

El caso ha causado conmoción, es importante alertar a la policía ante cualquier indicio de maltrato, las acciones oportunas pueden salvar una vida. Comparte esta noticia y alza tu voz contra la violencia.