Todas las familias tienen sus problemas, aunque se muestren perfectos ante la sociedad existen conflictos que los agobian a todos. Lo que no sabemos realmente es la magnitud de las preocupaciones y adversidades detrás de las puertas de cada hogar.

Algunos son problemas básicos como un adolescente rebelde, otros son económicos, pero a veces los problemas son realmente graves, incluso pueden ser crímenes que pasan desapercibidos.

Una familia en Perris, California, parecía normal hasta que una valiente niña denunció lo que pasaba y salió a la luz una aterradora historia.

Una niña de 17 años escapó del horror de su casa, robó un celular e hizo una llamada a la policía para denunciar que sus doce hermanos se encontraban secuestrados en su casa. Cuando la policía la vio pensaron que tenía tan solo 10 años, ella estaba completamente desnutrida.

Sus padres, David Allen Turpin, de 57 años, y Louise Anna Turpin, de 49 eran los autores del delito.

Ellos mantenían a sus hijos encadenados a las camas y les daban muy poca comida, era un caso de tortura. Tenían 13 hijos y aunque todos parecían niños, las autoridades se sorprendieron a darse cuenta de que tenían edades comprendidas entre 29 y 2 años de edad. De los 13 hijos 7 eran adultos.

Cuando los policías entraron la casa olía muy mal y los chicos estaban muy sucios, la pareja inmediatamente fue arrestada.

Aunque estos niños estaban viviendo un infierno, las fotografías y paseos familiares parecían ser los de la familia ideal, tienen fotografías de paseos en Disney, las tienen con camisas a juego lo que pareciera ser muy divertido para una familia y existen videos en los que demuestran que la pareja había renovado sus votos tres veces ante los ojos de sus hijos en Las Vegas, con un imitador de Elvis.

“No puedo creerlo, estuve tres veces frente a ellos y nunca vi que algo andaba mal, parecían una familia normal, lo extraño era lo numerosos”, dijo el imitador.

La pareja era dueña de una parcela en el Condado de Riverside, donde tenían registrado un colegio llamado, Sandcastle Day School, según los registros el director era el mismo David Turpin y declararon tener inscritos solo a 6 niños. Es decir, sus hijos llevaban una educación privada desde casa, las escuelas privadas son reguladas por los padres y dueños así que el estado no interviene en ellas.

Aparentemente, los niños estaban llevando una estricta y exagerada formación religiosa, donde los obligaban a aprenderse fragmentos de la biblia.

Pero las investigaciones arrojaron que aparentemente en 2011 ellos se declararon en bancarrota con una deuda que podía llegar a los 500.000 dólares. Pero actualmente, él trabajaba para una firma llamada Northrop Grumman en el que tenía un salario de 140.000 dólares anuales desde hace ocho meses. Al revisar sus cuentas pudieron ver que no tenían un gasto mensual mayor de 1.000 dólares.

Louise por su parte, parecía ser un ama de casa común y corriente.

El Servicio de Protección para Niños y el Servicio de Protección para adultos se encuentran ayudando a los hijos de los Turpin y colaborando con las investigaciones. Dicen que lo primero que pidieron las víctimas al ser rescatados fue alimento, estos pobres chicos estaban muriendo de hambre.

Sus familiares dijeron que aunque mantenían contacto no los habían visto desde hace más de 4 años.

Después del escándalo, muchos de sus vecinos se acercaron al lugar y comenzaron a analizar la situación. Muchos de ellos no sabían que la familia Turpin tenía tantos hijos y manifestaron que les consideraban una familia respetable. Sin embargo, algunos relatos dejaron ver que sí ocurrían cosas extrañas.

Aquellos que llegaron ver a los niños dicen que solo los habían visto jugar de noche y que no interactuaban con nadie, de hecho, no respondían el saludo.

Los niños estaban muy pálidos, eran tan blancos que en la comunidad hacían ciertos chistes y los comparaban con vampiros. Ninguna de esas personas imaginó nunca el horror que vivían esos chicos y la verdadera razón de la palidez de su piel.

Cuando a David y Louise se les preguntó por qué hacían eso no supieron dar respuesta alguna.

Daily Mail / BBC

Ninguno de los dos tenía antecedentes penales pero ahora presentan nueve cargos por tortura y diez por poner en riesgo la vida de menores de edad. Ahora se encuentran detenidos en Los Ángeles e irán a la corte en los próximos días. El costo de la fianza se estipuló en 9 millones de dólares para cada uno. Esperamos que los 13 chicos puedan recuperarse de tan traumática vivencia y cuenten con las herramientas para reintegrarse pronto a la sociedad.

Comparte esta terrible historia para que se haga justicia, y nunca dudes en denunciar si ves que algo extraño le pueda estar pasando a un menor de edad.