Lamentablemente las estadísticas de acoso y maltrato infantil son alarmantes, es importante permanecer alertas ante cualquier indicio de abuso para denunciarlo. Las redes sociales suelen ser el anzuelo perfecto para que los agresores capten a sus víctimas.

Este es el caso de un hombre de 26 años que acosaba con una identidad falsa a una chica de 12 años a través de conversaciones que mantenían en Facebook desde la ciudad de Chincha, en Perú.

Cuando el hombre se disponía a abusar de la menor en un hotel no se imaginó que las autoridades y la familia de la víctima le habían preparado una trampa y lograron capturarlo.

Las escenas quedaron registradas en un video, de acuerdo a la denuncia presentada por la familia de la víctima el hombre identificado como Giancarlo Hernández se llamaba en Facebook Carlos Prada del Río, bajo ese nombre captaba a menores que fueran vulnerables a sus abusos.

A través de las conversaciones en Facebook él le ofreció un teléfono móvil a la menor de 12 años a cambio de relaciones sexuales.

La niña estaba atemorizada por los mensajes que recibía del agresor y afortunadamente decidió contarle a su papá sobre las conversaciones que mantenían.

Su padre le pidió la clave de acceso a su perfil de Facebook, y de inmediato comenzó a hablar con el agresor haciéndose pasar por la menor.

Finalmente, acordaron una cita en la que presuntamente tendrían el encuentro sexual esperado por Hernández en el citado hotel donde sería capturado por las autoridades policiales.

Los agentes, con la colaboración del Ministerio Público, siguieron al sospechoso desde que recogió a la menor hasta el momento en el que entraron a la habitación del hotel.

Antes de que pudiera cometer el abuso los policías capturaron al agresor y lo trasladaron a la comisaría de la localidad.

Pocos minutos después, la mamá de la menor de 12 años pudo ver que su hija estaba sana y salva. De inmediato se dirigió al agresor con intenciones de golpearlo, él se defendía alegando que tenía en consentimiento de la menor.

TN

Ojalá que todos los casos tuvieran un desenlace como este, lo más importante es denunciar el abuso para combatir la impunidad y que los agresores estén tras las rejas para que no representen un peligro para la sociedad. Comparte esta noticia.