¿Cuántos padres han pasado el susto de su vida después de que su hijo se trague un objeto no comestible?

Los niños pequeños, especialmente los menores de cinco años se llevan todo a la boca sea comestible o no. En medio de su inocencia simplemente quieren descubrir sabores nuevos.

Una de las emergencias pediátricas más recurrentes en los hospitales es la ingesta de un cuerpo extraño.

Las monedas, sin lugar a duda, son objetos que despiertan la curiosidad de los niños. Aunque en la mayoría de las ocasiones son expulsadas por las heces debido a sus dimensiones, son los médicos lo que deben decidir el procedimiento a aplicar después de analizar los resultados de los estudios realizados.

Es muy importante determinar en qué parte del aparato digestivo se encuentra el objeto extraño, generalmente para eso la indicación a seguir es una radiografía o una endoscopia urgente. Sin embargo, hay médicos que recomiendan una cirugía.

Este video nos muestra cómo una doctora logró sacar la moneda que había ingerido la pequeña niña con un simple procedimiento. Aunque la pequeña lloraba asustada, la tranquilidad y el cariño que recibió por parte de los profesionales de la salud fueron elementos claves para cumplir con el procedimiento de manera exitosa.

El niño se tragó una moneda. Solo mire cómo un médico la extrae profesionalmente, mientras que otro hospital podría incluso realizar una cirugía y vaciar la billetera de los padres.

Publicada por T-Hom Krys +502 en Viernes, 14 de septiembre de 2018

Después de unos segundos la doctora sacó la moneda del interior del cuerpo de la niña.

Aunque el 80% de las veces el objeto es eliminado por las heces no se puede obviar el peligro que esto puede representar para la salud del infante.

Lo primero que se debe hacer es informar a los médicos el tipo de objeto y su tamaño, para que ellos posteriormente lo localicen a través de una radiografía, endoscopia u otro procedimiento.

El 20% de las ocasiones, el objeto es hallado en el esófago, por lo que se requiere la extracción urgente por una endoscopia que no debería hacerse después de las siguientes 24 horas para evitar la perforación o aspiración y la asfixia al pasar el objeto al aparato respiratorio.

En el 60% de los casos el objeto está en estómago. Para practicar la extracción en niños pequeños o lactantes el objeto debe ser inferior a los 3 cm, de lo contrario no podrá pasar por el píloro, que es el esfínter que separa el estómago del intestino.

Cuando el objeto está en intestino delgado con un riesgo de complicaciones muy bajo lo que se recomienda es esperar.

Mientras que cuando se trata de objetos afilados se aconseja ingresar a los niños y hacer radiografía diaria. Bajo la observación médica se precisará la intervención.

Facebook

Sí has visto cómo tu hijo o cualquier otro niño se ha tragado lo que no debía o tienes una alta sospecha de que esto haya sucedido se recomienda acudir al servicio de Urgencias más cercano. Sin lugar a duda, un diagnóstico oportuno es vital para evitar complicaciones.

Es muy importante que los padres o responsables del cuidado de los niños siempre estén atentos sobre los objetos que están a su alcance. Afortunadamente esta pequeña no sufrió daños mayores, comparte su caso.