Todos los problemas de la sociedad son causados por trastornos que desarrollan las personas como resultado de una infancia de dolor y maltrato que afectó irreversiblemente su autoestima y su capacidad de regular las emociones con la contención y seguridad que solo se adquiere en los primeros años de vida.

Ojalá que todos los adultos sean conscientes de que la violencia jamás debe ser el mecanismo para educar a un niño, esa tarea según los expertos se debe parecer más a la de un jardinero que siembra, riega, protege y tiene paciencia y no a un fiscal de tráfico que dirige con multas, normas y prohibiciones.

Ahí radica la confusión de muchos padres, criar a un ser humano con disciplina y límites no debe ser sinónimo de agresiones psicológicas ni castigos físicos, porque el aprendizaje se realiza desde el amor y los niños merecen el mismo respeto que los adultos aunque sean vulnerables y dependientes.

Ningún niño debería aprender que los problemas se resuelven con violencia, y tampoco que “por su bien” y “porque los ama” alguien tiene derecho a maltratarlos.

Es imposible verse afectado con las noticias de maltrato infantil, pero lamentablemente las estadísticas son alarmantes. Recientemente salió a la luz un estremecedor video de dos adolescentes que están siendo investigados por la policía de Melbourne, en Australia por maltratar a un bebé.

Los jóvenes publicaron dos vídeos en la red social de Snapchat, en el primero se muestra cómo cubren la cabeza de una niña con una bolsa plástica, y además vierten agua sobre el rostro de la pequeña.

Las escenas son estremecedoras y se puede observar cómo la niña se resiste a tener su cabeza dentro de la bolsa y hace un gran esfuerzo por respirar.

Los menores alegaron que: “No abusamos de niños, solo les enseñamos disciplina”.

“Nos aseguramos de que no esté muerta, pero de que no pueda respirar”, dijo uno de los involucrados.

Las autoridades policiales declararon ante los medios de comunicación locales que entrevistaron a los adolescentes, un niño de 13 años y una niña de 14 años que publicaron en polémico video en sus redes sociales.

Se pudo conocer que la menor fue rescatada sana y salva, ojalá que se recupere de los daños psicológicos que ha sufrido.

Las imágenes fueron publicadas en Snapchat y han sido difundidas en los medios de comunicación causando indignación en las redes.

Se presume que los adolescentes son los padres de la menor, ambos cubrieron su rostro con un Emoji para proteger su identidad. Aseguraron que “si nos da la gana podemos darle palmadas a nuestra hija”.

Las autoridades informaron que la niña está en manos de Departamento de Salud y Servicios Humanos, el organismo que se encarga de hacerse cargo de los niños en situación de riesgo.

TM

Es una situación indignante, antes de tener hijos, todos los adultos deberían estar preparados psicológica y emocionalmente para asumir el compromiso y la responsabilidad de criar a un ser humano. ¡Compártelo y denuncia el maltrato!