En casi todos los lugares de trabajo del mundo, existen diferencias entre los empleados y los jefes. Por lo general, no pasa de discusiones simples sobre temas laborales, productividad o salarios, pero en algunos casos, todo se puede salir de control terminando en despidos, amenazas y agresiones. Así ocurrió en un restaurante de comida Coreana llamada, Doos Seafood en Georgia, cuando una empleada fue agredida por el dueño frente a los clientes.

La chica identificada como Junea Turner, aparentemente cometió un error de 8 dólares en uno de los pedidos.

Markus Moultrie, era uno de los clientes que se encontraba presenciando la discusión y comenzó a grabar un vídeo de lo que ocurría.

En el momento, en que el hombre comienza a grabar se escucha que el dueño del vídeo y Junea discuten sobre quién era el responsable del error. Pero el hombre termina acercándose y agrediendo a la joven que llevaba un plato de comida que cae al suelo.

El hombre le decía que los 8 dólares serían descontados de su sueldo y que si no estaba de acuerdo la despediría.

En ese momento, los clientes incomodos y Markus expresaron su desacuerdo con las acciones del hombre y llamaron a la Policía. Tanto clientes, como empleados eran testigos de lo ocurrido y el vídeo de Markus servía como evidencia.

Sin embargo, cuando miraron las cámaras de seguridad del restaurante pudieron ver otro ángulo de lo ocurrido.

Mientras en el vídeo de Markus parecía que Junea había sido abofeteada, realmente lo único que se lograba ver era comida volando por todas partes.

Pero en el vídeo de la cámara de seguridad, se observa que si bien el dueño tuvo una actitud agresiva al tumbar el plato de comida de las manos de Junea, realmente nunca la abofeteó, él tumba la comida y luego la empuja ligeramente.

Para las autoridades, el contacto físico no fue lo suficientemente fuerte como para arrestar al hombre, pero Junea puede hacer una denuncia ante un juzgado si lo desea.

Aunque Junea aseguró que con el empujón que le dio su jefe, se vio obligada a apoyarse de sus compañeros para no caerse.

DailyMail / Youtube

Aquí puedes ver el vídeo grabado por Markus:

Y el vídeo captado por las cámaras de seguridad del restaurante lo puedes encontrar aquí:

Finalmente, otro de los empleado que no quiso ser identificado y asegura que no está declarando ante un tribunal para mantener su empleo, explicó que el dueño del restaurante no había tocado a Junea y que principalmente se había acercado a ella para pedirle que se fuera, ya que el turno de la chica terminaba a las 04:00 pm y con las cámaras de seguridad se puede corroborar que a las 04:30 pm continuaba en el lugar. De cualquier manera, no es sano un ambiente laboral como ese, ni jefes ni empleados deben llegar a esos extremos, todos merecen respeto y un lugar agradable para trabajar.

No dejes de compartir esta historia y contarnos qué opinas de toda la situación.