El polémico acto racista producido el pasado 19 de octubre en un avión de Ryanair en Barcelona perpetrado por David Mesher le ha dado la vuelta al mundo.

Un testigo que grabó el vídeo del incidente lo difundió en las redes sociales logrando alcanzar millones de reproducciones en muy poco tiempo, el caso ocupó titulares de centenares de medios de comunicación.

Delsie Gayle fue víctima de crueles insultos de parte del hombre que se negó a viajar a su lado diciéndole “fea bastarda”, entre otros descalificativos racistas. El personal de la línea aérea intervino para intermediar mientras el hombre pedía que cambiaran de asiento a la mujer amenazando con empujarla.

Pero la reacción de los azafatos causó una gran polémica que aun se mantiene porque en lugar de ofrecerle protección a la víctima complacieron la petición del agresor y la ubicaron en otro asiento.

Delsie ofreció declaraciones en los medios junto a su hija relatando que está muy afectada desde el incidente, mientras que David no había querido ofrecer declaraciones, le cerró la puerta de su casa a los periodistas que intentaron interpelarlo.

Hasta que finalmente David rompió el silencio dijo:

“No soy una persona racista de ninguna manera”, y alegó que “solo tuve un ataque de temperamento en ese momento”.

Delsie y su hija Carol rechazaron las disculpas del hombre que la trató con tanta crueldad diciéndole que no quería estar al lado de una persona negra con un rostro tan feo.

“Probablemente perdí la calma un poco y le ordené que se levantara. Me disculpo por toda la angustia que has tenido allí y desde entonces”, dijo el agresor.

Pero Delsie no está dispuesta por ahora a perdonarlo y comentó: “Debo olvidar y perdonar, pero me llevará mucho tiempo superar lo que él me ha hecho”.

Su hija alega que no si fuera racista no habría dicho palabras como esas que incluían: “negra, vaca, gorda, fea”.

Además, la víctima y su hija resaltan que no han recibido una disculpa pública de parte de Ryanair.

El personal de la línea aérea lowcost se pronunció alegando que siguieron el protocolo de la empresa para desactivar la disputa separando a los pasajeros ofreciéndoles mover a alguno. Argumentan que la señora Delsie fue reubicada junto a su hija y estaban de acuerdo.

BBC

Asimismo, relataron que les escribieron un correo electrónico para disculparse, ellas no se muestran conformes ante la postura de la línea aérea frente a lo sucedido.

Las declaraciones del pasajero autor de la agresión para disculparse han aumentado la polémica de este mediático caso. Compártelas y déjanos saber tu opinión.