Takahiro Shiraishi, es un hombre 27 años de origen japonés, que se dedicaba a cometer un crimen atroz, buscaba en las redes sociales las publicaciones de personas que reflejaban instintos suicidas para aprovecharse de su depresión y de su vulnerabilidad para asesinarlas y así satisfacer sus enfermizos caprichos.

El caso de este asesino en serie abrió un debate en Japón acerca de las restricciones en las redes sociales.

Al acusado lo conocían en la opinión pública como “el asesino de Twitter”, él localizaba a sus víctimas por medio de sus publicaciones en las redes sociales. Con ese modus operandi logró acabar con la vida de nueve personas entre 15 y 26 años a quienes decapitó.

Las autoridades policiales estaban investigando la desaparición de una joven de 23 años que declaró en su cuenta de Twitter que tenía la intención de suicidarse y escribió: “Estoy buscando a alguien que muera conmigo”, y utilizó el hashtag #reclutamiento suicida.

Este sujeto respondió a la publicación de la joven y le prometió que se quitaría la vida con ella, después de esto, los agentes de seguridad se comunicaron con la joven y le solicitaron que propiciara un encuentro con Shiraishi, para facilitar su detención.

Cuando las autoridades policiales entraron a su departamento, vieron los restos de nueve cadáveres que estaban distribuidos en cinco neveras.

Después de conocer este escalofriante caso, Twitter, prohibió a los usuarios de esta red social “promover o fomentar el suicidio o la automutilación”.

Además, según las declaraciones de Yoshihide, representante del Gobierno de Japón está estudiando la posibilidad de afianzar las normas contra los sitios “inapropiados”, que tengan contenido alusivo al suicidio.

Lamentablemente, Japón, cuenta con la tasa de homicidios más alta del mundo de acuerdo a estadísticas recientes, con más de 20.000 fallecimientos cada año.

Daily Mail

Desde el año 2003 ha disminuido tras alcanzar la cifra más alta que se había registrado pero el suicidio sigue atentando entre los adultos jóvenes y los escolares, quienes son usuarios asiduos a las redes sociales, incluso existen “sitios suicidas” donde se congregan para cometer el suicidio en grupo.

Es importante tomar las medidas preventivas para garantizar que los ciudadanos crezcan en un entorno favorable para desarrollar su inteligencia emocional y combatir los trastornos depresivos que los motiven a tomar la decisión de acabar con su vida sin buscar otra solución.

No te vayas sin compartir esta estremecedora noticia.