Miles de familias de Latinoamérica viajan hasta la frontera de Estados Unidos para escapar de las condiciones de pobreza y de violencia que sufren en sus países de origen.

En la frontera de Estados Unidos se han establecido severas políticas contra la inmigración ilegal. Muchas personas han sido detenidas por las autoridades y perseguidos, pero los menores son trasladados a refugios donde permanecen hacinados y en lamentables condiciones.

Las personas que intentan ingresar a Estados Unidos son detenidas y los menores de edad son obligados a separarse de sus familias obedeciendo a las órdenes del presidente Donald Trump, quien estableció castigos severos mientras se ejecuta un control policial fronterizo.

Según el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos por lo menos 1.995 niños han sido separados de sus familias en un período de seis semanas.

Todos los menores son forzados a permanecer bajo la tutela del Departamento de Salud y Servicios Humanitarios quienes los trasladan hasta refugios o a hogares de acogida.

Los niños y adolescentes deben estar durante semanas o incluso meses para postularse a una familia que los adopte o hasta que sus progenitores sean liberados o logren resolver su legalidad.

Miles de padres han tenido que enfrentarse a la desgarradora escena de ver cómo sus hijos son alejados a la fuerza sin tener la esperanza de que volverán a reencontrarse. Se han hecho virales en las redes imágenes de las familias antes de ser separadas y se puede apreciar el dolor y la incertidumbre en sus rostros.

En los centros de acogida donde yacen los niños y adolescentes que son detenidos viven en condiciones deplorables, en una especie de “jaulas”.

La primera dama de Estados Unidos Melania Trump manifestó su rechazo ante estas políticas migratorias y condenó la separación que han sufrido muchas familias.

Instó a ambas partes a tomar acciones urgentes ante la situación.

“Necesitamos ser un país que siga las leyes, pero también un país que gobierne con el corazón”, dijo Stephanie Grisham, directora de comunicaciones de la primera dama.

El Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos representado por Zeid Ra’ad Al Hussein, se pronunció y aseguró que la práctica ejecutada por el gobierno de Estados Unidos es inadmisible.

En su intervención en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra aseguró que Estados Unidos podría estar cometiendo “abuso de menores” causando daños irreversibles en los niños y adolescentes.

Jeff Merkley, senador demócrata de Oregon, dijo que la separación forzosa de los mejores de edad es innecesaria, porque ellos podrían estar junto a sus padres esperando una audiencia para resolver su legalidad en el país.

Recientemente, la Patrulla Fronteriza de Texas permitió que un grupo de periodistas ingresara a uno de los refugios para los niños y adolescentes que han sido separados de sus familias.

Así salieron a la luz las imágenes que muestran que están hacinados, sin contar con el espacio adecuado para su normal desarrollo ni para superar el trauma de haberse separado a la fuerza de sus padres.

En el interior de un antiguo almacén en el sur de Texas centenares de niños esperan en “jaulas” construidas con vallas de metal, en una de ellas había aproximadamente unos 20 menores, alrededor de ellos se puede ver que tienen botellas de agua, bolsas de patatas fritas y mantas aislantes.

En un área oscura permanecen los niños no acompañados, las jaulas se abren en áreas comunes para que puedan hacer uso de los baños portátiles, la iluminación del techo del almacén se mantiene encendida durante todo el día.

Polémica ley

La política de “tolerancia cero” establecida por Donald Trump ha causado mucha polémica en el mundo, el gobierno alega que el objetivo es disuadir a los inmigrantes a cruzar la frontera.

Pero los grupos eclesiales, defensores de los derechos humanos y algunos legisladores demócratas han calificado esta gestión como inhumana.

La Administración de Donald Trum evade su responsabilidad y alega que se trata de la práctica de una ley que fue establecida por Obama, ante esto, los demócratas aseguraron que no existía ninguna legislación de ese tipo.

Desgarradores testimonios

El pasado viernes, una activista pudo permanecer varias horas en el recinto. Aseguró que está muy preocupada por lo que vio. Michelle Brane, directora de una organización que ayuda a las mujeres migrantes refugiadas describió que una niña de 16 años se había encargado de cuidar a una bebé durante tres días, aproximadamente le menor podría tener dos años.

“Tuve que enseñar a otros niños de la celda a cambiar el pañal”. Se pudo conocer que las autoridades trabajan para encontrar a la tía de la menor que tiene cuatro años.

El gobierno estadounidense tiene planeado abrir un refugio temporal para acoger a 360 personas.

Kirstjen Nielsen, secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, dijo que el gobierno “no pedirá disculpas”, alega que “las acciones ilegales tienen consecuencias”.

TM

Los más vulnerables son los niños y no deberían sufrir ningún tipo de maltrato. Comparte este caso y alza tu voz.