Todos los días nos sorprendemos por los casos insólitos que vemos alrededor o a través de las noticias; algunos son milagrosos, otros estremecedores, y otros muy curiosos, pero en cualquiera de los casos nos demuestran que no hay nada imposible.

De acuerdo a los registros médicos, este caso, parapagus diencefálicas, afecta a uno de cada millón de habitantes. En esta ocasión, ocurrió en el hospital de la población de Maharashtra, en la India. El hospital se llama Swami Ramanand Tirth y los médicos atendieron el parto de las gemelas siamesas de dos cabezas con un mismo torso, las cuales comparten sus extremidades.

Los pronósticos para estas pequeñas eran poco favorables, las probabilidades de que nacieran con vida eran casi nulas. Sanjay Bansode, jefe del departamento de ginecología y médico de la madre, comentó que, aunque las bebés estaban en buen estado de salud en el útero, no tendrían ninguna posibilidad de sobrevivir después del nacimiento. Sin embargo, las pequeñas ignoraron lo que la ciencia decía y su nacimiento ocurrió con normalidad.

Los médicos y enfermeros del hospital grabaron los primeros segundos de vida de las pequeñas y ahora el vídeo ha recorrido al mundo como una prueba del milagroso caso.

Después del nacimiento, las bebés fueron colocadas en una incubadora pues pesaron 3,7 kilos cada una; como dato clínico, los médicos observaron que, a pesar de compartir el mismo tronco, cada una tenía sus propios pulmones y corazones, pero compartían otros órganos como el hígado.

Desafortunadamente, las niñas murieron 24 horas después de su nacimiento, los médicos tenían las manos atadas; además, pensaron en la posibilidad de separarlas quirúrgicamente si llegaban a sobrevivir, pero la operación no era opción en su caso.

Los padres de las siamesas prefirieron no hacer público el nombre de las pequeñas, aseguraron incluso que no las bautizaron con ninguno, por miedo al rechazo en su comunidad debido al insólito caso. Los médicos agregaron que la familia de las bebés eran extremadamente pobres y además ya tienen tres hijas y un hijo.

Daily Mail / Independent

“La madre no sabía que llevaba gemelas siamesas hasta la semana 32 del embarazo”, cuenta el Dr. Bansode. La semana 32 es muy próxima al parto y los padres no entendían qué ocurría con sus gemelas.

La parapagus diencefálicas aún es un misterio para la ciencia médica y aún no hay forma de evitarla o solucionarla porque, al compartir tantos órganos, imposibilita que sobrevivan a una cirugía de separación.

Le deseamos a la familia toda la fuerza necesaria para superar una situación tan difícil y única. Compartamos un mensaje de solidaridad.