El día de ayer se vivió una masacre durante un festival de música en Las Vegas, en las adyacencias al Hotel Casino Mandalay Bay donde se encontraban 22 mil personas que asistieron a un festival de música. Puedes recordar la noticia aquí.

El autor de los hechos fue identificado como Stephen Paddock, quien se quitó la vida antes de ser aprehendido por las autoridades policiales en la habitación del hotel donde se alojaba desde el pasado 28 de septiembre.

Se pudo conocer que el padre del asesino era un “psicópata”, uno de los diez más buscados por el FBI, su nombre era Benjamin “Big Daddy” Paddock, era ladrón de bancos en serie y escapó de la prisión federal durante más de una década.

Cuando fue arrestado en 1960, atropelló a un agente de la policía, en el año 1968 huyó de la cárcel, y un año después era uno de los más buscados por el FBI.

Finalmente, agredió a un agente pero pudieron controlarlo, hasta que se subió al vehículo para tratar de huir y un agente disparó impactando contra el parabrisas, obligándolo a entregarse.

Vivió con una identidad falsa, lo conocían como “el rey del bingo de Oregon”, hasta que finalmente pudo ser capturado por las autoridades, en ese entonces, su hijo Stephen tenía siete años y lo trasladaron a casa de un vecino para que no se diera cuenta de lo que estaba ocurriendo.

Su madre trató de protegerlo junto a sus tres hermanos, para que no les afectara conocer que su padre tenía otra vida en la que era ladrón de bancos.

Los agentes del FBI registraron la casa después de efectuar el arresto, los vecinos estaban consternados porque jamás pensaron que este hombre tuviera una doble vida.

Fue el autor de por lo menos cuatro robos a bandos con uso de armas en aproximadamente dos años en Phoenix, sustrajo alrededor de 30.000 dólares. Durante los atracos siempre estaba armado y conducía vehículos robados.

Benjamin fue arrestado a 20 años de cárcel por el robo de bancos, falsificación, robo de autos, pero no cumplió su condena.

Se escapó de la Institución Correccional Federal en La Tuna, Texas, antes de año nuevo en el año 1968, en la búsqueda lo describieron como “armado y extremadamente peligroso”.

De acuerdo a un informe del FBI, al criminal le gustaba fumar cigarrillos, los juegos de azar, la TV y los partidos de béisbol. Fue vicepresidente de un club local de ‘hot-rodder’. Sus vecinos y amigos percibían que tenía una vida normal, estaban desconcertados al conocer la noticia de los delitos que cometía.

“Parecía un hombre de negocios de clase media, dedicado a su hogar y a su familia”, declaró uno de ellos.

Después de salir de la cárcel, cambió su nombre a Bruce Ericksen, y era pastor de una iglesia evangélica, lo procesaron judicialmente con la identidad falsa. Se mudó a Texas y pasó sus últimos días en una pensión de veteranos donde falleció en 1998.

El asesino de Las Vegas, tenía 23 armas en la habitación del hotel donde se hospedaba y desde donde disparó por la ventana. En su residencia, las autoridades encontraron otras 19 armas.

También, tenía dos dispositivos que se colocaban en la culata de las armas semiautomáticas para abrir fuego de manera automatizada. Además, la policía encontró en su vehículo varios kilos de nitrato de amonio, un compuesto que se utiliza para fabricar explosivos.

Durante los últimos minutos de vida el asesino disparó contra la policía desde la puerta de su habitación, el hombre de 64 años se quitó la vida antes de ser arrestado.

Daily Mail

Este acto de violencia ha sido uno de los que más víctimas fatales ha tenido en la historia de Estados Unidos, más de 500 personas resultaron heridas y 58 fallecidas.

Se presume que el autor de la masacre, a pesar de no tener antecedentes penales, haya adquirido desde temprana edad la afición por las armas de fuego sin pensar en las consecuencias.

No te vayas sin compartir esta información con tus amigos.