Elaine Sheaf, de 62 años, de Rochester, Kent, ha tenido que luchar contra una dura enfermedad desde el 2013, ha necesitado ser sometida a 15 procedimientos quirúrgicos para extraer los tumores de su rostro.

Ella era adicta a tomar el sol, amaba broncearse deliberadamente sobre una tumbona y ahora que están enfrentándose a las peores consecuencias quiere alertar a otros, Elaine utilizó camas de bronceado hace cuatro décadas cuando su prioridad era lucir un tono de piel morena por los efectos de los rayos solares.

Ahora padece cáncer de piel en etapa cuatro y lamentablemente se ha extendido a sus pulmones.

La imagen del rostro de Elaine con el agujero en su rostro ha causado conmoción en las redes, ella quiso compartir su devastadora experiencia para advertirle a otras personas que como ella, son adictas a tomar sol y sobre todo usar cámaras solares.
A Elaine le han realizado injertos de piel detrás de las orejas, los muslos, sus hombros y los párpados para reconstruir su cara después de extraer los tumores que tenía.

Los médicos tuvieron que cortar trozos grandes de piel de su cara porque el melanoma maligno se extendía rápidamente, el tumor que tenía en uno de sus pómulos se hacía cada vez más profundo.

Ella comentó a los medios de comunicación que presume que la principal causa del cáncer que se desarrolló en su piel es el uso de las cámaras de bronceado, “Siempre he sido bastante blanca, pero el objetivo era volverme un poco morena. Solía reír y decir que parecía una fresa, era algo estúpido. Ruego a las personas que tomen las precauciones adecuadas cuando estén de vacaciones y que por favor no se tumben en una hamaca a tomar el sol”.

“La gente necesita saber que eso puede ser fatal, debes cuidar de ti y de tu piel, toma el sol de manera segura y si quieres lucir moreno usa bronceados falsos”, continuó Elaine.
Todo comenzó en 1995 cuando Elaine tenía un lunar del tamaño de un guisante en su mejilla, pero los médicos aseguraron que no era nada de qué preocuparse. Hasta que en el 2013 se encontró con una vieja amiga que le contó que su lunar había aumentado de tamaño desde la última vez que se habían visto.

Desde ese momento ella se preocupó de la irregularidad de su lunar, y regresó al médico que esta vez le diagnosticó cáncer de piel.

Durante los siguientes cuatro años, a Elaine la han intervenido para extraerle biopsias, ha sido operada, le han aplicado radioterapia y recientemente detectaron la presencia del cáncer en sus pulmones.

“Sé que es muy difícil para las personas tener en cuenta mis recomendaciones, pero es que no saben lo que el cáncer de piel es capaz de hacer. Cuando veo a amigos y personas son lunares no dejo de molestarlos para que los revisen.


Me hicieron una biopsia del lunar en 1995 y me dijeron que no había nada de qué preocuparse, durante varios años nada cambió hasta que noté que mi lunar había aumentado de tamaño gracias a mi amiga”.

“Realmente no noté que había cambiado porque lo veía a diario, pero fue cuando mi amiga notó el crecimiento cuando me di cuenta del gran cambio que había atravesado el lunar.
Al final, pasó de un círculo, como una peca, a una forma más irregular y esa es también una de las señales del cáncer. Nunca fue doloroso, solo me picaba”, contó Elaine.

Relató que en el 2015 comenzó la radioterapia durante dos años y fue operada, cuando regresó a casa y pensó que estaba mejorando notó una mancha negra en el fondo de su mejilla y llamó al hospital.

Entonces le dijeron que eso no debía aparecer y que regresara inmediatamente, así que los médicos tuvieron que hacer un corte muy profundo e incluso quitarle el hueso de su mejilla.

Este mismo año, fue sometida a una cirugía de la frente, y una biopsia en su pecho por una erupción que sufrió.
Elaine era cajera en un banco, y después de ese devastador diagnóstico tenía miedo de salir de la casa, le quedó un enorme agujero en su rostro y a pesar de que el centro hospitalario le recomendó un maquillaje especial ella sentía que su cicatriz era muy grande.

Además, tras perder el hueso de la mejilla, notaba su rostro desfigurado.
Junto a su esposo Jeff, de 64 años, está luchando contra tan grave diagnóstico, la experiencia de la biopsia que realizaron en sus pulmones fue un trago amargo.


“Tenía que tener una aguja enorme a través de mi pecho y dentro de mis pulmones mientras estaba despierta, bajo anestesia local. Si me dijeran mañana que necesito repetir ese procedimiento diría que no.

Cuando te operan, lo que oyes o ves no importa, pero cuando estás despierta, es horrible. Podía sentir las agujas entrar y salir de mi pecho unas 20 veces y sufrí un ataque de pánico”, relató Elaine.
Ahora están tratando de hacer todo más llevadero, pero es inevitable que por la condición de Elaine atraiga miradas en la calle, recientemente estaban sentados en un café cuando un hombre se acercó a Jeff para preguntarle si le golpeaba.

De acuerdo a información de British Skin Foundation, quienes presentan mayor riesgo de desarrollar cáncer de piel son las personas de pieles claras que se queman con facilidad ante los rayos del sol. También, aquellas que han sufrido quemaduras por rayos UV; y quienes tengan antecedentes familiares.

Es importante detectar los síntomas a tiempo y buscar un diagnóstico médico para descartar la presencia de melanoma maligno.
Hay que prestar atención a los lunares, mientras más tenga la persona, más riesgo tiene de sufrir cáncer de piel.

Daily Mail

Esta enfermedad puede tratarse eliminando la sección completa del tumor o eliminando la piel capa por capa. En algunos casos, cuando el cáncer asciende a la etapa tres o cuatro, las células cancerígenas se expanden a los ganglios linfáticos u otros órganos del cuerpo.

Para prevenirlo lo mejor es usar a diario protector solar, y evitar el uso de camas solares así como la exposición prolongada a los rayos del sol. También, se recomienda visitar al dermatólogo periódicamente.

Comparte la experiencia de Elaine con tus amigos, sus sugerencias son muy importantes, incluso pueden salvar vidas.