El elefante es uno de los mamíferos más inteligentes que habita en el planeta. En infinidad de ocasiones han demostrado a la humanidad que son seres sumamente sensibles, que aman a su familia, celebran el nacimiento de un nuevo bebé y lloran desolados cuando un ser querido muere.

Sin embargo, el ser humano sigue utilizando a estos magníficos animales como un simple entretenimiento en circos y ferias, sometiéndolos a crueles entrenamientos, privándoles de una alimentación adecuada y hacinándolos con otros animales.

Lamentablemente, esta es la triste vida que ha tenido una elefanta de 45 años de edad, llamada Minnie, que a pesar de lucir gravemente enferma y cansada es forzada a pasear sobre su espalda a los visitantes de la Big E, una concurrida feria que se realiza cada año en Massachusetts.

Día a día lleva a cientos de personas sobre su espalda, quienes sonríen a pesar del sufrimiento del animal. Solo una joven fue capaz de ver su dolor y no ser indiferente.

Nicole Collyer capturó el crítico estado de la pobre Minnie y su publicación en Facebook se hizo viral.

“Claramente está muy enferma y le duelen mucho los pies. Minnie siguió cargando a las personas y estaba cojeando. Además se ve desnutrida y cansada. Anoche lloré pensando en ella. Su vida debe ser tan horrible”, mencionó Collyer.

La vida de Minnie no ha sido nada fácil. Nació en la verde naturaleza de Tailandia en el año 1972, pero fue capturada y llevada a los Estados Unidos cuando tan solo tenía dos meses de edad. Desde entonces, la elefante no ha conocido más que sufrimiento y crueldad.

Elephants at The Big E

People are outraged over the condtion of the elephants at the Big E. Here's how the elephants' owner and the Big E have responded:

Publicada por WWLP-22News en Miércoles, 26 de septiembre de 2018

“No podría decir definitivamente cómo fue capturada. A la familia que la compró en la década de 1970 se le dijo que era huérfana. Lo más probable es que fuera robada de su madre, o que toda su familia fuese asesinada para que los cazadores pudieran vender a los bebés”, dijo Courtney Fern, directora de Nonhuman Rights Project.

Durante sus primeros cuatro años de vida, Minnie vivió con una pareja que la alquilaba para fiestas, promociones comerciales y reuniones políticas. Después, en 1976, la elefanta fue vendida a Commerford Zoo, un negocio que alquila animales para producciones cinematográficas, bodas, circos y ferias. Desde ese entonces la linda elefanta ha deambulado de feria en feria, en compañía de Beulah y Karen, otros elefantes que también pertenecen a Commerford.

En muchas de las fotografías capturadas durante la Big E se puede ver a los entrenadores utilizando los temibles bullhooks, objetos de metal afilados, para atemorizar a los elefantes y obligarlos a continuar entreteniendo a los visitantes de la feria.

Asimismo, los propietarios de Commerford Zoo han señalado que sus animales son monitorizados constantemente y que se encuentran en buenas condiciones de salud, sin embargo, las imágenes de los animales maltratados hablan por sí solas.

Gracias a la publicación que Collyer realizó en sus redes sociales, el mundo se ha unido para rescatar a estos grandiosos mamíferos y poner fin al uso de animales en las ferias. Además, el equipo de la organización a favor de los derechos de los animales Nonhuman Rights Project está haciendo una campaña para que Minnie sea respetada dignamente como un animal que es y sea trasladada a un santuario en el que pueda curar todas sus heridas físicas y psicológicas.

Nicole Collyer

“Si alguien va a una feria donde los animales son obligados a dar paseos, saludar o están sufriendo de algún maltrato, por favor envíen un informe y documentación (fotos, vídeos, etcétera) a la agencia de protección animal correspondiente”, señaló Fern.

Aún queda mucho camino para liberar de tal sufrimiento a los elefantes, pero Nonhuman Rights Project no descansará hasta verlos finalmente libres. Para poder ayudar, tenemos que denunciar cualquier acto que atente contra los animales. Ellos nos necesitan, podemos ser la voz que les de la libertad que siempre han merecido.

¡Comparte esta triste historia con todos tus amigos y condena el maltrato animal!