La desaparición de la niña ecuatoriana, que había conmocionado a todo el país, desatando el más completo despliegue de fuerzas policiales y civiles y de toda la sociedad, para emprender la búsqueda de la pequeña, ahora ha apagado toda luz de esperanza, al haberse encontrado su cuerpo sin vida.

Emilia Benavides, de 9 años de edad, desaparecida el pasado viernes, fue encontrada sin vida este martes, según los informes del Ministerio del Interior.

El cuerpo de la menor, que vivía en el barrio Ciudad Alegría, en la ciudad de Loja, al sur del país, fue encontrada en un pequeño río de Catamayo, a 40 kilómetros donde había sido vista por última vez, cuando al salir de su escuela quiso tomar el bus de regreso a casa, pero alguien se lo impidió.

Pero cuatro días de intensa búsqueda, en los que la sociedad entera marchó por las calles, exigiendo mayor seguridad para los niños, y difundiendo información masiva a todos los niveles para encontrarla, no fueron suficientes.

Sus propios compañeros salieron a las calles, ya que no podían estar en paz, mientras veían el puesto vacío de su tan querida compañera:

Es nuestra amiga, una persona optimista, y ahora no sabemos dónde está, no nos podemos quedar de brazos cruzados, nosotros no podemos continuar con clases viendo ese pupitre vacío”.

Pero evidentemente, los más afectados en medio de la angustia de la desaparrición de Emilia eran sus padres. En una declaración a los medios, su padre, en medio de un desgarrador llanto desesperado, declaró:

“Yo confío en que toda la fuerza, la fe y la oración de todos mis amigos y la sociedad entera nos ayude y Dios nos oiga y lo más pronto posible ya pueda regresar a la casa. Quisiera creer que así como Dios me la dio una vez, me la devuelva a mi hija.. ¡Yo la quiero mucho, es mi vida… es mi vida!”

Lo más triste del caso es que tras todo el despliegue de operativos de búsqueda a nivel nacional, y después de conseguir el material revelado por las cámaras de seguridad, se obtuvo una pista clave. No se trataba de un asalto común, se vio a la niña con un desconocido, pero era un allegado del padre de la niña, José Fabián Nero Robalino, el mismo que ha confesado haber asesinado a la pequeña desaparecida desde el 15 de diciembre, y ya ha sido detenido. 

En un complejo operativo por la Policía y Fiscalía de Loja, lograron levantar información para dar con el cuerpo de la menor, para finalmente detener al sospechoso este martes, a las 9:00 horas.

Las cámaras de video vigilancia, revelaron el momento en que la niña salía de la escuela, y fue vista junto al sospechoso que impedió que tomara el bus de regreso, quien resultó ser un allegado de la familia.

Aunque el sospechoso confesó haber sido el culpable del crimen, todavía no ha revelado las causas que le motivaron a este hecho tan atroz.

Sin embargo, tras 2 horas de interrogatorio, logró revelar lo más temido en estos casos: la había violado y abandonado su cuerpo en una quebrada. Después de que las fuerzas se movilizaron al lugar, encontraron algo desgarrador: el cuerpo incinerado y mutilado de Emilia.

“José Fabián Nero Robalino habría violado y asesinado a la niña, y al querer deshacerse del cadáver optó por quemarla, junto con su mochila y útiles escolares”, declararon medios locales.

La hipótesis que circula entre los vecinos del localidad, responde a un presunto problema entre los familiares.

La Fiscalía de la ciudad anunció, por su parte que este jueves informarán a qué delito corresponde de acuerdo a la tipificación de la ley. Y ya se han formulado cargos contra otros 2 presuntos implicados hasta el momento, entre ellos Manuel Ambuludi Robalino, quien sería cómplice del crimen, ya que habrían utilizado su taxi para trasladar el cuerpo de la menor. 

Vamos a hacer que esta investigación se lleve de la forma más profesional y técnica y sobre todo vamos a pedir que se aplique el máximo rigor de la ley el momento en que tengamos que llegar a tribunales”, declaró el Fiscal General del Estado, asumiendo que se trataría del delito de violación y asesinato.

Por su parte, la ministra de Justicia, Rosana Alvarado, declaró también en la rueda de prensa:

Es una tragedia para todos los niños y niñas y es un dolor profundo para todo el país. El crimen contra los niños y niñas es contra todos. La sociedad no puede quedarse tranquila mientras estos crímenes no sean sancionados con toda la severidad que permite la ley”.

Pasadas las 13:00 del martes, la plaza central de la capital lojana estuvo llena de amigos, familiares y la ciudadanía, en general, que reclamaban por detalles de por qué se realizó este crimen.

Ecuador vive en una atmósfera de constantes abusos hacia mujeres y niños. Por lo que ahora los ciudadanos tendrán voz y voto para enmendar la Constitución, en la próxima Consulta Popular de febrero del próximo año, con la pregunta: ¿Está usted de acuerdo con enmendar la Constitución de la República del Ecuador para que nunca prescriban los delitos sexuales en contra de niñas, niños y adolescentes?

Teleamazonas / El Comercio

Esperemos que este no sea un caso más de los que quedan archivados, sin que todo el rigor de la ley caiga sobre los culpables. Y nos solidarizamos con el profundo dolor de la familia de Emilia.

Levantemos la voz para erradicar este tipo de abusos y crímenes contra menores, compartiendo esta noticia.