Los oficiales de policía a menudo tienen que enfrentarse a las peores personas, aunque ellos están acostumbrados a atrapar a los malos y a escuchar todas las cosas horribles que son capaces de hacer raramente esperan encontrarse con algo peor de lo que buscaban.

Por lo general, los peores criminales son astutos, saben camuflarse muy bien pero esta vez ocurrió algo inesperado. Un policía de San Antonio, Texas, estaba haciéndole seguimiento a un hombre por un presunto robo.

En la mañana del 31 de diciembre, el oficial de policía tocó la puerta de la residencia del sospechoso Bishoy Mina Elkhaliny, de 30 años de edad.

Por su parte, Kaila Kutzik de 22 años estaba sufriendo la peor pesadilla de su vida, el 30 de diciembre, Elkhaliny la había golpeado fuertemente. Ellos habían comenzado un noviazgo tres meses antes y desde comienzo había sido una relación problemática, pero nunca se imaginó lo que ese hombre estaba por hacerle.

Elkhaliny le golpeó la cara tan fuerte que fracturó la órbita de sus ojo izquierdo, además le rompió un par de dientes y le dejó moretones por todo el cuerpo.

Kaila fue obligada a limpiar la casa después de ser golpeada, mientras su agresor le decía que no servía para nada, fue obligada a tener sexo y amenazada con ser llevada a Las Vegas, donde la venderían por sexo. Él le quitó su identificación, su pasaporte, sus teléfonos celulares y se adueñó de todas las claves de sus redes sociales, incluso de su ID de Apple.

Ella pensó que no tenía salida, no encontraba ninguna manera de escapar de ese hombre.

En la mañana escuchó que alguien tocaba la puerta y vio que se trataba de un oficial de policía esperó un momento y al descubrir que Elkhaliny estaba durmiendo, hizo lo que sintió se trataba una carrera contra reloj de la cual dependía su vida. Abrió la puerta y corrió lo más rápido que pudo hasta entrar al automóvil del policía.

El oficial que estaba buscando al sospechoso de un presunto robo, de pronto llevaba a una mujer gravemente herida al hospital.

Ella estaba tan aterrada que incluso después de estar junto a los paramédicos le pidió al oficial que no la dejara sola.

Kaila tuvo que ir a dos hospitales diferentes debido a la gravedad de sus heridas, aun así su agresor fue lo suficientemente osado como para fingir ser su padre y llamar al hospital para preguntar por ella, ademas había hecho publicaciones con fotografías de Kaila herida.

Ella estuvo custodiada durante su permanecía en los recintos médicos, solo tenía permitidas un par de visitas muy exclusivas.

Al haber perdido el acceso a sus redes sociales, Kaila abrió un nuevo perfil de Facebook bajo el seudónimo de Amber June, en el que relató su historia y denunció públicamente a Elkhaliny. Muchos de sus familiares y amigos estaban confundidos y no entendían lo que pasaba ya que el hombre seguía haciendo publicaciones y haciéndose pasar por ella.

El 4 de enero ella hizo una actualización en la que informaba que Elkhaliny había sido capturado y ella finalmente había recibido el alta médico.

Facebook / NYPost

Elkhaliny fue arrestado y se encuentra sin derecho a fianza en la cárcel del condado de Bexar, sus cargos son abuso doméstico, abuso sexual y secuestro. Él ya presentaba cargos anteriores por abuso doméstico por abuso doméstico y ahora pagará por sus crímenes. Kaila por su parte se encuentra en recuperación y espera que ninguna mujer tenga que sufrir el mismo infierno que ella.

No olvides compartir esta historia y si sabes de alguna mujer que esté siendo víctima de violencia de género no dudes en ayudarla.