A una clínica de la localidad de Kerala en la India se dirigieron unos fontaneros para reparar un váter obstruido, la labor era parte de su rutina y se suponía que sería como cualquier otra, pero descubrieron algo aterrador.

Los fontaneros hallaron a un bebé de dos días de nacido que había sido arrojado por el váter, tenía la placenta intacta, era una escena desgarradora.

Uno de los médicos que dirige el centro de salud llamado Abdul Rehman, declaró a los medios de comunicación locales que pidió ayuda cuando el váter dejó de funcionar, los técnicos comenzaron a hacer la reparación cuando notaron algo que parecía una pelota y estaba obstruyendo el canal.

Nunca pensaron que aparecería una cabeza, se trataba del cuerpo del pequeño que fue cruelmente abandonado y asesinado.

“No había mal olor, el cuerpo no se había descompuesto cuando lo recuperamos. Pero la placenta del bebé estaba intacta y había sangre en el interior del inodoro”, aseguró un agente de la policía.

“Al ver el color de la sangre, uno de los fontaneros la confundió con agua fangosa”, comentó.

Se abrió una investigación sobre el caso, la policía está revisando los registros de las pacientes embarazadas que ingresaron a la clínica, presumen que los padres llevaron al bebé para una cita médica y lo abandonaron. Otra de las hipótesis es que la madre haya dado a luz en el baño.

Daily Mail

Esperan identificar a los padres del menor que será sometido a pruebas forenses para comprobar las causas exactas de su fallecimiento y la fecha del deceso.

Es difícil de creer que una madre sea capaz de atentar contra la vida de una persona que ella misma trajo al mundo en lugar de asumir el compromiso y la responsabilidad de velar por su salud y bienestar.

Es importante denunciar cualquier indicio de maltrato infantil, podríamos salvar una vida. Comparte esta lamentable noticia.