La desaparición de Sandra Capitán, de 26 años y de su hija de 6 años Lucía Begines Capitán se reportó el pasado 16 de septiembre. Ellas abandonaron su domicilio en el barrio de Bellavista de Sevilla, según informaron los familiares Sandra estaba embarazada de tres meses y su hija tenía un brazo escayolado.

Los familiares interpusieron una denuncia ante la Policía Nacional porque durante dos días no habían recibido señales de vida, en el domicilio hallaron una comida a medio preparar, lo que podría ser un indicio de que se marcharon de manera imprevista.

El vehículo de Sandra estaba aparcado frente a la vivienda y desde el día de su desaparición su teléfono móvil no registraba señal. No faltaba ninguna de sus pertenencias, solamente el bolso de Sandra.

Sandra se había separado del padre de Lucía y había concertado una cita con él porque cuidaría durante el fin de semana a su hija, ella tenía una relación con otro hombre que según la información emitida por los medios de comunicación tenía antecedentes penales relacionados al narcotráfico.

A los familiares les parecía muy extraña la desaparición de Sandra y Lucía, pero jamás imaginaron que el desenlace sería fatal. La policía encontró este lunes los cadáveres de ellas y de la pareja de Sandra enterrados en una vivienda ubicada en Dos Hermanas.

Los cuerpos estaban cubiertos con una losa de hormigón, enterrados en un poso y cubiertos de sosa caústica para darle celeridad al proceso de descomposición.

Las autoridades trabajaron durante horas, utilizaron máquinas excavadoras de la Unidad Militar de Emergencias de la base de Morón de la Frontera.

Finalmente, confirmaron el lunes a tempranas horas de la mañana que hallaron en cuerpo de dos personas adultas a la media noche y el cuerpo de la pequeña horas después.

Los cadáveres serán trasladados al Instituto de Medicina Legal de Sevilla para realizarles la autopsia, y así poder determinar las causas de la muerte. Durante la investigación para hallar a los cadáveres ha sido determinante el testimonio de una de las personas detenidas quien dirigió a los policías a la vivienda en la calle de Azofairón en la barriada del Cerro Blanco de Dos hermanas.

Esa zona es conocida por tener un significativo movimiento de tráfico de drogas, no se han revelado detalles sobre los cargos que presentarán las personas que han sido detenidas en la investigación de este caso porque se ha decretado secreto de sumario.

Cuando comenzaron las investigaciones, todo se centró en Mehmet, el novio de la joven, un hombre de 55 años, de nacionalidad turca con antecedentes penales. Según las declaraciones de personas cercanas a su entorno, se ha vinculado en una red de tráfico de heroína a gran escala en Europa. Contrajo matrimonio con la hermana de uno de los líderes del cartel, aunque aseguran que ya no desempeñaba ninguna labor en la red.

Los familiares de Sandra no manejaban esta información, apenas conocían a la nueva pareja de ella.

Josefa Capitán, la madre de Sandra y abuela de Lucía, espera recibir noticias oficiales, aunque todo apunta a que los cuerpos corresponden a la mujer embarazada y su hija desaparecida, se presume que los cadáveres tenían 15 días enterrados.

Antonio Sanz, delegado del Gobierno en Andalucía, calificó el crimen como un “suceso espantoso”, aseguró que cuando se aclaren las causas de la muerte, también comentó que los cadáveres estaban en una fosa muy difícil de descubrir.

La vivienda permaneció acordonada, solo permitían el acceso a los efectivos de seguridad que estaban realizando investigaciones en el interior de la vivienda, instalaron una estructura para separar la casa del resto de la calle y proteger el trabajo que hacían.

Lamentablemente, la familia se enfrenta al peor desenlace, esperamos que encuentren la fortaleza necesaria en un momento tan difícil.

Ojalá que se haga justicia y los responsables de este crimen tan estremecedor paguen por lo que hicieron. Compartamos esta información y alcemos la voz contra la violencia.