La pedofilia es un problema que angustia al mundo entero, en Europa la trata de personas provenientes de muchos países es mayor a los que pensamos por eso muchos lugares como, hoteles ponen ciertos controles o entrenan a su personal para detectar problemas que puedan estarse presentando con menores de edad y encender las alarmas. Así ocurrió en un hotel al sur de Gales, después de que un empleado tuviera una sospecha.

Karl Polland, de 46 años reservo una habitación doble en el Travelodge en Macclesfield, Cheshire junto a su hija de 14 años Stephanie.

Ellos viajaron durante 4 horas en tren para llegar a su destino con el objetivo de visitar a la madre de Karl que había sido diagnosticada pocos días antes con un tipo de cáncer terminal bastante agresivo. Él reservó una habitación doble después de que le dijeran lo único que tenían disponible y eligió Travelodge por estar ubicado a 20 minutos caminando del Hospital donde la visitarían pues no sabían cuanto tiempo mas viviría.

Karl se dedica a cuidar a su esposa Kim, de 45 años quien sufre de esclerosis múltiple por esa razón acudió solo con su hija.

Fue un viaje bastante emotivo pero sin saberlo todo iba a empeorar, Karl notó que al llegar la recepcionista lo miró extrañada pero no le dio importancia. “Fuimos a la habitación a desempacar y unos 10 minutos después alguien tocó la puerta, era una oficial de policía y pensé que algo le había pasado a mi madre o a mi esposa”, dijo el hombre.

Segundos después y para su asombro a Karl se le acusaba de pedofilia.

“En un momento me estaba cepillando los dientes y al siguiente era un posible pedófilo” dijo Karl. Después de que él llegara y se percatara de que viajaba con una menor de edad, la empleada de Travelodge hizo una advertencia a la policía ya que pensó que ese hombre podía estar utilizando sexualmente a la menor de edad.

Inmediatamente la policía de Cheshire acudió para verificar que todo estuviera en orden.

Fueron interrogados por separado para asegurarse de que no se tratara de un caso de abuso sexual a una menor de edad. La policía rápidamente los dejó ya que supieron que solo se trataba de una falsa alarma pero según informó Karl su hija quedó bastante alterada con el episodio.

“Ella no dejaba de llorar, pensaba que me la iban a quitar”, explicó Karl.

DailyMail / Independent

La policía de Cheshire manifestó que Travelodge había hecho lo correcto ante la duda mejor seguir el procedimiento, en el pasado se han rescatado jóvenes gracias a la pericia de los empleados, afortunadamente en este caso no se trataba de ningún delito. Por su parte, un portavoz le pidió disculpas a Karl y a su hija, además les reembolsaron el dinero que habían pagado por el hospedaje.

Lamentablemente esta familia que estaba pasando por un mal momento tuvo que vivir esta experiencia pero ciertamente es mejor prevenir que lamentar un hecho de abuso sexual, comparte esta noticia.