Una mujer rusa ha sido finalmente liberada después de padecer un auténtico calvario durante seis largos años. Fue mantenida como rehén, prisionera y esclava sexual, dando a luz a cuatro bebés, que los tuvo con el hombre que la golpeó y la torturó sin piedad.

La policía está investigando las denuncias sobre el hombre que mantuvo a la madre de sus cuatro hijos como prisionera y esclava sexual durante seis años, sin dejarla salir nunca de su estrecho hogar.

El perturbado hombre, Rinat Bilyanov, está siendo investigado por acusaciones de golpizas y torturas a su compañera Lilia, cuyos hijos nacieron después de que fuera “tomada como rehén”.

La pareja se había conocido en un sitio de citas para musulmanes tártaros y no estaban oficialmente casados, pero se sometieron a una ceremonia de boda religiosa.

La mujer, de 20 años, estuvo encerrada en un piso en Pushkino, región de Moscú, con paredes de concreto, todas las ventanas selladas y sin poder tener contacto con la luz del día, alegó en las acusaciones.

Ella estuvo embarazada cuatro veces durante sus años de infierno

Esta semana había logrado finalmente arreglárselas para llamar a la policía, quienes vinieron a liberarla a ella y a sus cuatro hijos después de asaltar el departamento.

“Estuvimos encerrados todo el tiempo, no podía salir a ninguna parte. Mi hija menor ha estado fuera solo una vez en su vida”, dijo la mujer.

Su “esposo” se había llevado a los niños ocasionalmente, pero se presume que la mantuvo encerrada en el pequeño departamento con paredes sin tapizar.

“Me dio una patada, golpeándome con un palo”, dijo la víctima, mostrando evidencia de sus heridas.

En medio del dolor, la mujer declaró cómo el hombre hacía un lavado cerebral con su hijo mayor, para convencerlo de que la siguiera maltratando:

“Ruslan, cuando seas grande, debes seguir golpeándola así, con tus puños, pateándola, porque ella es muy mala”.

Lilia declaró a los periodistas: “Sufrí durante seis años”.

“Él me golpeó por seis años y los niños lo veían todo. Una vez llegó a romperse el palo con el que me golpeó, por la fuerza que aplicaba”.

La policía tuvo que irrumpir en el departamento, forzando la puerta para poder rescatarla a ella y a sus hijos, y ahora todos están en un refugio para mujeres.

Los resultados del encierro ya se pueden vislumbrar en el trauma psicológico que tiene la mujer y la falta de desarrollo motriz y verbal que tienen los niños, con evidentes y graves problemas de nutrición y desarrollo.

La policía confirmó que de acuerdo a las investigaciones preliminares podrían encarcelar al hombre por lo menos por 7 años.

Lilia dijo que la “primera paliza fue cuando nació nuestro primer hijo”, pero lo peor vino después, confesó:

“al estar todavía amamantando, quedé embarazada de nuevo, y toda su furia cayó sobre mí”.

El hombre le había dicho a la joven que la única condición para que pudiese salir sería que sus padres pagaran 3 millones de euros por su rescate.

Daily Mail

Ella dijo que nunca pudieron salir porque su esposo tenía siempre las llaves bajo su poder, hasta que encontró la única oportunidad que le salvaría la vida, llamando a la policía.

Es una historia más para la colección de casos de violencia y tortura en contra de la mujer, en pleno siglo XXI. Afortunadamente, esta pobre mujer tuvo una segunda oportunidad en la vida.

Muchas son las que en medio de la lucha por sobrevivir, pierden la vida y con ella la poca dignidad que les quedaba. Sin embargo, serán muchos los traumas que esta mujer y sus pequeños tendrán que sobrellevar.

Es necesario poner fin a este tipo de abusos aberrantes que denigran a la mujer. Es muy doloroso que esta se convierta en una situación ordinaria y que la justicia actúe con mano tan benévola con los culpables que destrozan vidas inocentes. ¡Comparte esta noticia con tus amigos y levantemos la voz!