La presunta violación y posterior asesinato de una niña de 10 años, por su propio hermano de 15, ha causado conmoción en Colombia.

Las autoridades hallaron el cuerpo sin vida de Karen Sofía Romero, en una zona rural de la vereda La Caqueteña, en el municipio de Puerto Guzmán, en el departamento de Putumayo, al suroccidente de Bogotá, según informaron medios locales.

Según reportó la madre, la voz de alarma la dio su hermana menor el pasado 23 de diciembre, al no encontrar a Karen:

“Ella dormía con la hermanita de 11 años. Como a las 3:00 a.m. la hermanita me llama y me pregunta si la niña está durmiendo con nosotros. Le dije que no y que revisara que de pronto se había caído y estaba debajo de la cama. Ella se fue, prendió las luces, revisó y me dijo que no estaba”, relató la madre.

Fue así como con la ayuda de los vecinos, fue hallado el cuerpo de la menor sin ropa y con huellas de maltrato.

En declaraciones a la prensa, el director de la Policía de Putumayo, el coronel César Augusto Moreno, dijo que las autoridades encargadas de delitos a menores se presentaron en el lugar, y para ese momento “Ya se tenían indicios de que el hermano de la víctima habría sido el culpable”.

La menor habría sido “motivada” por su hermano a salir de su finca, en la que vivían en la vereda La Caqueteña, alrededor de las 3 a.m., y hacia las 7 a.m, el cuerpo de la pequeña era encontrado sin vida.

“Encontré a mi hija muerta, desnuda, toda aporreada”, dijo Samuel Romero, padre de los dos menores.

La niña habría sido amarrada a un caballo que la arrastró unos dos kilómetros, hasta el lugar donde encontraron su cuerpo, según lo informaron los medios.

“La misma gente murmuraba que el que había cometido el hecho era el joven, el hermano”, dijo Moreno.

En medio del profundo dolor, en las vísperas de la Navidad, los propios padres sospecharon de la culpabilidad de su hijo Alexander. De hecho, el propio joven le había confesado el crimen a su padre. En vista de lo que los padres reflexionaron sobre los crueles actos de su hijo:

“Si tuvo valor para apalearla y arrastrarla, no es improbable que haya abusado sexualmente de la niña”.

“En el momento no. Pero en el transcurso del camino yo le dije a mi esposa ‘amor, no será que ese verraco muchacho fue el que le hizo eso’ y comenzamos a seguir sacando conclusiones”, dijo Romero.

Esto con el agravante que anteriormente “El joven había amenazado con matar a toda la familia, que primero lo mataría a él cuando estuviera dormido, y después a otra de las hijas”, según declaró el padre.

“Él mismo lo confesó, que le había pegado el tiro, amarrado de los pies y la había arrastrado (…) Todas las personas quedaron ‘admirados’ de verlo muy tranquilo, como si no tuviera culpa de nada, ayer nos vio y le produjo risa”, detalló.

Ahora el joven ha sido arrestado por llevar 80 gramos de cocaína en su poder y ha sido puesto bajo protección del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), mientras un juez determina su responsabilidad y hace la imputación de cargos, según declaró el coronel Moreno.

Estará retenido por 4 meses, mientras el proceso continúa, pero increíblemente, él no aceptó los cargos frente a las autoridades. Y todavía el Departamento Legal no ha confirmado la imputación por violación a la menor.

En lo que va del 2017, 431 menores de 17 años fueron víctimas de homicidio en todo el país.

Caracol / CNN

Un hecho alarmante que estremece por completo. No se trata ya de un problema de los peligros a los que se pueden enfrentar los menores de edad. Es que el peligro y la muerte la pueden encontrar en su propia casa, cerca de los suyos.

No dejes de compartir esta noticia con tus amigos y levantemos la voz para que se haga justicia con Karen.