Imágenes estremecedoras muestran a un niño sirio con desnutrición severa. Esto ha demostrado las graves consecuencias de la batalla contra ISIS que ha obligado a miles de personas a abandonar sus hogares.

ADVERTENCIA: CONTENIDO SENSIBLE

Un niño desnutrido, cuya edad no está clara, fue atendido por una enfermera en una clínica en la ciudad de Hamouria, controlada por los rebeldes, en la región oriental de Ghouta, en las afueras de la capital, Damasco, este sábado.

Se desconoce la edad del niño, pero los médicos registraron un peso de solo cuatro libras (1,9 kg).

El conflicto sirio, que comenzó hace siete años, ha matado a cientos de miles de personas, ha dejado sin hogar a más de la mitad de los sirios y ha creado la peor crisis de refugiados del mundo.

Por ahora, la presencia más grande y estratégica del Estado Islámico se encuentra en los alrededores de Deir el-Zour y la ciudad fronteriza de Boukamal, así como en el territorio de la extensa provincia iraquí de Anbar.

Las facciones rebeldes que luchan contra el gobierno de Damasco en la guerra multifacética controlan franjas de Quneitra, mientras que el ejército y las milicias aliadas controlan otra parte de la provincia. Ambas partes enfrentadas se acusaron mutuamente de provocar el ataque israelí el sábado.

A principios de esta semana, el Estado Islámico perdió el control de la ciudad norteña de Raqqa, y la semana pasada perdió su bastión de Mayadeen en el este de Siria, después de  una ofensiva de cuatro meses por parte de las Fuerzas Democráticas Sirias, lideradas por los kurdos y respaldadas por los Estados Unidos.

El presidente estadounidense, Donald Trump, emitió un comunicado el sábado elogiando a los socios de la coalición liderada por Estados Unidos por “liberar” a Raqqa, y agregó que habían hecho “más progresos contra estos malvados terroristas en los últimos meses”, que otros en años.

Agregó que el final del autodenominado califato del grupo Estado Islámico “está a la vista”.

Sin embargo, el Estado Islámico todavía tiene áreas sitiadas en la provincia central de Siria, Homs, y cerca de la capital, Damasco, incluida la región donde se trató al niño desnutrido.

El niño que ingresó a la clínica el sábado estaba tan desnutrido que se le podían ver todas las costillas.

El niño desnutrido usaba un pañal de gran tamaño, mientras la enfermera lo sostenía en sus manos.

El bebé estaba rodeado de médicos que pesaban al niño y lo tomaban a su cuidado. Mientras las enfermeras pesaban al pequeño en una báscula, los médicos y enfermeras tomaron fotos para documentar el tamaño del bebé.

¡Es desgarrador!

Varios bebés se sometieron a exámenes médicos en la clínica en octubre. Otro niño desnutrido es visto en una camilla en una clínica en Eastern Ghouta de Demasco a principios de octubre.

Las familias trajeron a sus hijos para evaluaciones médicas en una clínica en la zona de Ghouta Oriental, en Damasco, Siria. Cerca de 400 mil civiles en Ghouta Oriental permanecen en el bloqueo durante 5 años, las tiendas de suministros médicos fueron demolidas y cerradas.

A medida que el conflicto sirio entró en erupción, la tasa de mortalidad infantil aumentó debido a la falta de atención y las condiciones de salud.

Un bebé sirio se para sobre una báscula mientras él y otros bebés pasan por exámenes médicos debido a la desnutrición.

Daily Mail

Un conflicto bélico de grandes proporciones internacionales, que no hace más que cobrar más y más víctimas, de los que los más indefensos, los niños, son los más perjudicados. Un panorama desolador de infantes que literalmente se mueren de hambre.

Las desoladoras imágenes hablan por sí solas. Levantemos nuestra voz para pedir un cese al fuego y que se restablezca la paz definitiva para que estos niños tengan un futuro mejor. Comparte esta noticia con tus amigos.