Stefan Tetenbaum, fue asistente personal de Hugh Hefner, y reveló qué había detrás de las famosas fiestas realizadas en la Mansión Playboy, y cómo era la vida dentro de la lujosa casa repleta de conejitas donde Hugh tenía unas particulares reglas.

El asistente del conocido empresario, quien falleció el pasado 27 de septiembre a los 91 años ofreció una reveladora entrevista donde sacó a la luz los “secretos más oscuros” de la afamada mansión.

Comentó que en las noches de fiesta que organizaba Hugh Hefner en su propiedad participaban prostitutas de alta categoría con los hombres más exitosos del mundo como clientes.

En ese legendario lugar, muchos poderosos se refugiaban para cumplir sus fantasías sexuales sin ser expuestos a los medios de comunicación.

Actualmente el ex asistente del fallecido empresario se dedica al arte, trabajando como escultor, su vida ha cambiado vertiginosamente.

Aseguró que su ex jefe le demandaba siempre una Pepsi con la temperatura perfecta y una de sus labores era limpiar sus juguetes sexuales después de que eran utilizados.

La entrevista publicada por un reconocido medio de Nueva York ha causado revuelo en las redes, entre las confesiones del asistente de Hugh Hefner está que el empresario solamente se limitaba a ser espectador de lo que sucedía en las fiestas y no era regular que tuviera relaciones sexuales con las mujeres que se encontraban en el evento.

El fundador de la marca Playboy miraba las orgías que se producían a su alrededor, mientras fumaba marihuana y contemplaba su fortuna.

Pero además de limpiar los juguetes sexuales, Stefan también tenía una labor estremecedora, debía acompañar a las mujeres a salir de las habitaciones cuando a veces no podían caminar por sus propios medios debido a la intensidad de las relaciones sexuales que habían mantenido.

Asimismo, confesó que ellas recibían bonos especiales de parte del fundador de la marca Playboy como pago por sus participaciones.

Eso no es todo, también reveló, que Hugh grababa los encuentros sexuales con dos cámaras ubicadas sobre su cama y las imágenes eran transmitidas en directo a dos pantallas de grandes dimensiones ubicadas al otro lado de su habitación.

El empresario tenía una videoteca sexual de los encuentros donde participaban diversos empresarios y reconocidas celebridades.

Stefan relató que toda la mansión estaba estrictamente vigilada y que incluso las líneas telefónicas de los habitantes estaban intervenidas para ejercer control total de lo que ocurría en la propiedad.

Acerca del trato que le propinaba su ex jefe, aseguró que no era muy agradable, e incluso relató que nunca se preocupó por aprenderse bien su nombre.

El señor Hefner era hipocondríaco y exigía un menú especial cuando sentía que su salud estaba quebrantada, la Pepsi, que no podía faltar, además de una sopa de pollo con fideos y confites de la marca M&M.

Dentro de las revelaciones hay algunas que resultaron muy preocupantes para los usuarios de las redes sociales, se trata del uso de drogas durante las fiestas y de los actos de maltrato de Hefner propinaba a las “conejitas”.

Para él era imprescindible que todas tuvieran implantes mamarios, algunas veces tras movimientos indeseados las prótesis explotaban generando mucho dolor en las mujeres y exponiéndose a graves peligros para su salud.

Cuando ocurría esto él las enviaba al hospital y eran reemplazadas de inmediato por otras mujeres.

“No le importaban, para él eran descartables”, alegó Stefan.

“Cuando comenzó era muy innovador, un hombre liberal que promovía el aborto, los derechos de la comunidad gay y el consumo de la marihuana, pero cuando se mudó de Chicago a Holmby Hills se convirtió en otro sucio viejo rico”, comentó su ex asistente.

El Clarín

Confesó además, que al enterarse del fallecimiento de su ex jefe no se conmovió.

Ahora quiso que saliera a la luz la realidad que vivían los empleados del creador de Playboy, déjanos saber tu opinión y comparte este testimonio.