Una indignante escena tuvo que experimentar en carne propia una mujer embarazada, que puso a prueba la amabilidad de cientos de británicos en el metro de Londres.

Ella se dispuso a ver cuántos viajeros estarían dispuestos en ceder su asiento a una futura madre, y no pudo creer los impactantes resultados.

Cuando las temperaturas alcanzaron los 25°C en la capital el mes pasado, la bloguera y madre Anna Whitehouse, también conocida como @Mother_Pukka, se trasladó a la red de metro de Londres, luciendo una gran barriga falsa como parte de un experimento social sobre las actitudes de los británicos hacia las mujeres embarazadas.

Sólo cuatro de cada diez pasajeros ofrecieron renunciar a sus asientos, mientras que una quinta persona accedió a dejar que Anna se sentara pero sólo después de que la bloguera se hubiera acercado directamente a preguntárselo.

La madre de dos hijos, de 36 años, quedó totalmente sorprendida por la reacción de los viajeros, ya que jamás habría esperado tal hostilidad hacia una embarazada y admitió que se sintió como un “estorbo” para los demás.

“Sentí que tal vez tenía que asumir que el embarazo era algo exclusivamente mío y que no tenía derecho a pedir un asiento”, dijo Anna.

“La gente simplemente no está conectada con lo que sucede fuera de su metro cuadrado”, dijo la bloguera. ¡Es real y sumamente triste a la vez!

La mujer quiso hacer este experimento, ya que tenía datos que corroboraban que a nivel mundial sólo 6 de cada 10 viajeros suelen ceder su asiento a una mujer embarazada.

Y en el estudio que hizo ella se reveló que 4 de cada 10 pasajeros no cedían su asiento cuando no tenían la total certeza de que tuvieran cerca a una embarazada, ya que en caso de no estarlo, preferían no pasar el mal rato.

Muchos otros demostraron que sólo ceden el asiento cuando la barriga de la embarazada es suficientemente notoria, como para no soportar el peso de pie.

Otro dato importante también se reveló y es que al parecer, en las horas pico, los pasajeros pareciera que olvidan todos sus modales y la batalla a brazo partido por conseguir un asiento hace que ignoren completamente si una mujer a su lado está embarazada o no.

Mama Mio Skincare fue la empresa encargada de realizar el experimento, como parte de su campaña “I’m Expecting” (Estoy esperando), que alienta a las futuras madres a no tener miedo de pedirle a alguien que renuncie a su asiento.

“El embarazo no es una debilidad, pero es una vulnerabilidad y lo sentí durante mi primer trimestre en particular”, dijo Anna Whitehouse, como embajadora de la marca.

“Desde mi propia experiencia, me parece que la gente está demasiado absorta en sus teléfonos para estar al tanto de su entorno, o no ofrecerá su asiento a menos que se lo indiquen”.

Dijo que ella animaría a cualquiera que necesite un asiento en el transporte público a usar una insignia y hacer contacto visual. Pero si eso fallara, que ninguna mujer embarazada tenga miedo de pedir uno.

Mama Mio Skincare

“Nos sorprendieron los hallazgos, ya que esperábamos que todos ofrecieran su asiento a una mujer embarazada”, dijo una de las investigadoras de la empresa.

“Nos sorprendió especialmente que solo el 2% dijera que le ofrecería un asiento a una mujer en su primer trimestre, teniendo en cuenta cuántas sufren de síntomas graves durante este tiempo, incluidas la enfermedad y la fatiga”.

We teamed up with Anna Whitehouse AKA @mother_pukka to put the British public to the test and see how they really treat pregnant women on public transport. Wearing a fake pregnancy bump and accompanied by a secret camera, watch the video to find out what happened… 🤰💕 #ExpectingChange https://bit.ly/ExpectingCampaign

Publicada por Mama Mio Skincare en Martes, 3 de julio de 2018

Esperamos que estas cifras ayuden a crear conciencia sobre una realidad a la que se enfrentan millones de mujeres en el mundo entero.

Comparte alarmante experimento en tus redes y aprovechemos para enviar un mensaje de empatía hacia todas las mujeres embarazadas. ¡Traer una vida al mundo no es nada sencillo y merecen todo respeto y consideración!