Generalmente para los padres resulta muy difícil confiarle a un extraño el cuidado de sus hijos, cuando se ven obligados a hacerlo entonces se dedican a buscar a una persona comprometida con su trabajo y que sepa respetar los derechos de los más pequeños cuidándolos con amor, respeto y atendiendo sus necesidades físicas y emocionales.

Pero lamentablemente, en algunos casos los cuidadores no son lo que aparentan, por eso jamás hay que dejar de vigilar sus acciones permaneciendo atentos a cualquier indicio de maltrato.

Una familia rusa ha descubierto a través de las grabaciones de una cámara oculta que la niñera le pegaba y le tapaba la nariz a su pequeño bebé mientras le daba el biberón.

En el video se aprecia cómo la niñera identificada como Anastasia Zhelyabova, de 31 años, golpea al menor en reiteradas oportunidades en el rostro y en el trasero tapándole la nariz para que no pudiera respirar.

Además, lo coge de un brazo para tirarlo al suelo. ¡Qué horror!

Después de que los padres entregaran la grabación a la policía la mujer fue acusada y en caso de ser condenada podría pagar una pena de 10 años de cárcel por crueldad infantil.

Elena Levendeeva, de 26 años tiene otro hijo mayor y supo que había algo extraño dos semanas después de haber contratado a la niñera porque su bebé lloraba solamente al verla.

Así que decidió instalar cámaras ocultas en su casa el pasado mes de diciembre para confirmar sus sospechas y desde el primer día de grabación pudo comprobar que en efecto la niñera maltrataba a su hijo con total crueldad.

“A causa de los gritos histéricos, intensos y constantes de nuestro hijo instalamos cámaras de video que grabaron los golpes y las torturas que estaba sufriendo”, comentó la indignada madre.

El video ha sido publicado por diversos medios de comunicación británicos que han apodado a la cuidadora como “la niñera del infierno”.

Esperamos que se haga justicia, nadie tiene derecho a agredir a un niño solo porque son vulnerables e indefensos. El crimen de esta desalmada mujer y el de todos los que han cometido maltrato infantil no puede quedar impune.

Si ningún niño sufriera agresiones físicas ni psicológicas tuviéramos esa sociedad pacífica, tolerante y respetuosa que tanto anhelamos. Es justamente en los primeros años de la infancia donde los malos tratos destruyen el autoestima generando como consecuencia diversos trastornos como la incapacidad de regular las emociones, las adicciones, y otros.

Metro

¡Comparte estas indignantes escenas, unidos debemos condenar el maltrato!