La paternidad es el rol que requiere mayor responsabilidad y compromiso debido a que la vida de un nuevo individuo dependerá de su supervisión, cuidado, enseñanza y herramientas para su buen desarrollo.

Es común escuchar historias de accidentes que tienen los bebés en sus primeros años de vida, porque sin importar qué tan atentos estén los padres o demás familiares, los pequeños tarde o temprano se caerán o golpearán, es un riesgo prácticamente inevitable.

Si bien, estos pequeños accidentes serán parte de su propio aprendizaje, es realmente preocupante cuando hay situaciones que ponen en peligro la vida del bebé.

En Texas, la familia Zúñiga vivió momentos de pánico cuando el pequeño Elijah, de 17 meses de edad cayó a la piscina y estuvo sumergido bajo el agua por más de 5 minutos. 

Tanah, la madre del pequeño, se encontraba en la cocina hablando con su hermana después que ambas dejaron a sus respectivos hijos durmiendo en la habitación, pero estos salieron al patio trasero.

Elijah seguió los pasos de su primo mayor, Jaelyn, y subió la escalera de la piscina pero a diferencia de Jaelyn, el bebé cayó y se hundió rápidamente a la profundidad de esta.

Jaelyn trató de tomar a su primo pero no podía, así que ella salió de la piscina y volvió a la casa. Cuando Tanah notó su vestimenta mojada preguntó qué estaban haciendo y de dónde venían, la niña se limitó a señalar la piscina.

La preocupada madre imaginó lo peor y corrió hasta la piscina, apenas rodeó la plataforma sacó a su bebé del agua. El pequeño estaba empezando a ponerse azul, así que llamó de inmediato al 911 y comenzó a practicarle reanimación cardiopulmonar.

“Sabía que el único que podía cambiar eso era Dios, recé y oré para rogarle a la autoridad más grande como nunca antes le había rogado que me devolviera a mi bebé, después conseguí el teléfono, llamé al 911 y volví corriendo”, escribió la mujer en una publicación de Facebook.

Milagrosamente, cuando fue atendida por un operador del sistema de emergencia, Elijah volvió a respirar. Sin duda alguna, la familia Zuniga estará más atenta con las piscinas y el pequeño no se acercará a una en mucho tiempo.

Todo lo sucedido quedó grabado por una cámara de seguridad. Puedes ver el desesperante momento, a continuación:

Comparte esta noticia con tus amigos y familiares para recordarles que siempre tienen que estar atentos con sus hijos.