La naturaleza es diversa, pareciera que es infinita y en ella podemos encontrar múltiples tipos de criaturas que nos hacen maravillar; pero otras veces, nos pueden atemorizar. Varios animales generan el temor de muchas otras criaturas por lo potencialmente violentas que puede ser, como es el caso del tiburón blanco.

Y vaya susto que se ha llevado el fotógrafo de vida animal, Keith Ellenbogen, por un imponente animal del mundo marino. La extensa vida marina puede hacer que cualquier profesional se sorprenda con los seres que ahí habitan, o incluso, confundir a las criaturas la una de la otra.

A Ellenbogen le ocurrió algo que a muchos nos hará temblar de miedo, pero él vivió la experiencia sin sospechar que estaba corriendo inminente peligro. El pasado 17 de agosto, en la Bahía de Massachusetts, específicamente en el Santuario Marino Nacional de Stellwagen Bank, el experimentado fotógrafo notó que se acercaba un delfín o una clase de tiburón peregrino debido a su forma del movimiento de sus aletas, los cuales son inofensivos.

Sin embargo, y para la mala suerte de Ellenbogen, el animal que había visto no era para nada inofensivo. El fotógrafo se sumergió bajo el agua con su cámara esperando la llegada al animal para poder grabarlo, pero al ver cómo la criatura se acercaba a él notó que se trataba de un tiburón blanco, una especia bastante conocida por sus ataques mortales.

Curiosamente, la famosa película de suspenso, Tiburón, fue grabada en esa misma bahía, y no dudamos que Ellenbogen pasó varios minutos de terror. En el momento en que el fotógrafo se dio cuenta que el tiburón blanco se acercaba rápidamente hacia él, él tuvo que ingeniársela para salir ileso de la situación y que el miedo no invadiera su cuerpo.

La táctica del experto fue acercarse al tiburón con la mirada fija en él, de hecho, tuvieron un intenso contacto visual según Keith Ellenbogen. También aseguró que estuvieron a punto de tocarse, pero justo antes de que eso pasara, el tiburón se desvió a la izquierda y siguió en otra dirección. Mientras, Ellenbogen aprovechaba para comunicarse con el equipo para que lo sacaran lo más pronto posible del agua.

Keith Ellenbogen

A pesar del terror vivido, ya que el fotógrafo pudo convertirse en bocadillo para el tiburón, ahora podemos ver en el vídeo al imponente tiburón blanco nadando. Keith Ellenbogen seguirá promoviendo la protección de la vida marina y disfrutando de la beca que tiene con el santuario.

El impresionante video en 360° se compartió en Facebook, puedes verlo haciendo clic aquí. Aquí tienes un reportaje que revela el impactante encuentro:

¿Cómo reaccionarías ante esa situación? ¡Comparte y comenta esta noticia con tus amigos!