En China, la comercialización de carne de perro ha sido un negocio muy popular durante mucho tiempo. Sin embargo, la mentalidad de muchas personas de este país ha cambiado y junto con la ayuda de leyes y activistas que protegen a los animales, se han dado cuenta que los perros más que alimento son mascotas, compañeros que deben ser respetados. Muchas personas los tienen como mascotas y los protegen, pero aún falta mucho por recorrer.

A pesar de eso, hay muchas personas que se dedican de manera ilegal al comercio de carne de perro.

Una de las formas de obtener su carne es en las granjas donde luego los sacrifican y los venden, otra se trata de ladrones que van por las urbanizaciones robando las mascotas de las personas para luego matarlas y venderlas. Cualquiera de las dos opciones es terrible, pero la más criticada es la segunda, ya que se trata de quitarle la vida a un animal que era amado por una familia.

Los ladrones usan dardos envenenados para matarlos y luego llevarlos a los lugares que los compran.

Una mujer en china fue descubierta por los vecinos de una urbanización matando perros con los conocidos dardos envenenados, un método que mata al animal instantáneamente. Se desconoce la fecha, ubicación exacta y el nombre de la delincuente, pero los habitantes del lugar no se iban a quedar tranquilos. Ellos lograron capturarla y comenzaron a humillarla y a azotarla públicamente.

La mujer primero fue atada frente a una escuela donde un hombre la azotó múltiples veces con la rama de un árbol.

Luego, tomaron el cadáver del perrito que había asesinado y lo colgaron en su cuello como símbolo de vergüenza pública. No es la primera vez que vemos como los ciudadanos de China humillan a delincuentes y personas que hacen cosas indebidas de esta manera, la exposición pública, las palizas y la exhibición del crimen en conjunto son utilizadas como castigo.

Un método que también ha sido criticado por una parte de la sociedad.

TheSun / DailyMail

Después de la publicación del video, muchas personas comentaron su rechazo ante la manera en que los vecinos decidieron solucionar la situación. Algunos dicen que la actuación del hombre que azota a la mujer que había asesinado al perrito es tan cruel y perversa como la de ella. Otros aseguran que las leyes ya tienen un castigo para ella y debieron entregarla a la policía, azotarla también es un acto criminal y que todo debe ser solucionado de forma pacífica.

Déjanos tu opinión sobre este caso y compártelo con tus amigos.