Para una madre, un hijo es lo más preciado que existe, por eso ellas harán hasta lo imposible para proteger a su pequeño de cualquier peligro, incluso del más mínimo, pero ¿qué pasa cuando el peligro que asecha a sus hijos es una pandilla de criminales que están persiguiéndole para hacerle daño?

María Reyes huyó a Estados Unidos desde su natal Salvador después de verse involucrada como testigo del crimen de una peligrosa pandilla: la Mara Salvatrucha o MS-13; ellos sabían quién era ella por lo que decidió irse del país para mantenerse a salvo.

Cuando su hija, Damaris A. Reyes Rivas, tenía 12 años la llevó con ella a Estados Unidos para que estuviera a salvo de estas personas que las amenazaban con la esperanza de que, si se encontraban lejos de estas personas, el miedo se acabaría y al no encontrarlas las dejarían en paz.

Tristemente, esto no fue suficiente para alejar a las personas malas de ellas; de alguna manera, estos criminales lograron dar con su familia y se acercaron demasiado a su pequeña hija que ya tenía 15 años.

Esta pandilla capturó a la jovencita para llevar a cabo su venganza en contra de su madre y le hicieron cosas sumamente terribles; a estos criminales no les bastó arrebatarle a esta madre la vida de su hija, sino que también decidieron grabarlo en video para que todos pudieran ver sus fechorías.

El video que la pandilla grabó no solo llegó a manos de la madre de Damaris, sino también a las autoridades que empezaron a trabajar en el caso. Con esta prueba tan contundente, podrían atrapar al menos a algún miembro de esta pandilla.

People en Español

Y así fue como sucedió, gracias al video pudieron capturar a uno de estos criminales, el cual fue llevado al juzgado con todas las pruebas en su contra, era imposible que saliera libre de ese juicio pues el hombre aparecía en aquel terrible video.

La madre también informó que, al revisar las redes sociales de su hija después del incidente, descubrió que ella ya había recibido advertencias.

La Noticia Sv

La pobre madre tuvo que enfrentarse con este criminal en el juzgado en donde no pudo contener el dolor al ver las imágenes de su hija padeciendo y tuvo que cerrar los ojos intentando contener su sufrimiento.

En las imágenes del video se podía ver cómo amedrentan a la jovencita, cómo le gritan e interrogan pidiéndole información referente a la captura de su líder, Christian Sosa Rivas, se escucha cómo le vociferan y la amenazan con que perdería un dedo si no hablaba y que además la matarían.

Después la pantalla se pone negra y las lágrimas de aquella madre no se pudieron contener, esta mujer tuvo que presenciar el terrible video de su hija antes de que se le diera sentencia a uno de los culpables, Wilmer A. Sánchez Serrano, de 22 años, quien fue sentenciado a 33 años de prisión.

Washington Post

Pero él es solo uno de los 10 jóvenes que fue acusado por la muerte y tortura del Damaris, cuya investigación sigue abierta.

Esperamos que se haga justicia aunque nada recuperará la vida de Damaris, los desalmados que atentaron contra su vida no podrán hacerle daño a más nadie. Comparte este desgarrador crimen.