El bullying estudiantil no conoce límites, y lo confirma el caso del joven estudiante Michael Lozano que cuando salía de clases otros estudiantes lo golpearon hasta dejarlo tirado en el suelo ensangrentado.

Michael, quien sufre de Trastorno por déficit de atención con hiperactividad, ansiedad y depresión, alega que fue golpeado por sus bullies saliendo de clases cosa que, al parecer, derivó de una disputa ocurrida durante la clase de educación física.

Sentí que solo quería desmayarme, llorar, estoy muy asustado, temo por mi vida”, dijo Michael.

ADVERTENCIA: LAS SIGUIENTES IMÁGENES PUEDEN HERIR LA SENSIBILIDAD DE ALGUNAS PERSONAS.

Valeria, su madre, sabía que algo iba mal cuando vio a un grupo de estudiantes amontonados en frente de la escuela, fue entonces cuando vio a su hijo en herido y cubierto de sangre. Asimismo, la madre quien, por obvias razones, estaba enfurecida con la sede estudiantil, afirma que su hijo pidió ayuda a un profesor antes del ataque.

El profesor le prometió a la ligera que lo ayudaría, diciéndole: “No te preocupes, yo te cubro”, cuenta la consternada madre. Y también agregó:

Si un estudiante pide ayuda a un profesor, ¡éste debe dejar lo que sea que esté haciendo y ayudarlo! Si están pidiendo ayuda es por una razón. Él pudo haber acompañado a mi hijo al auto o llevarlo a la oficina”.

Valeria compartió las fotos del accidente en su Facebook haciendo conocer su situación y culpando a la escuela de lo sucedido por no hacer nada al respecto y causó un gran revuelo. La publicación llegó a ser compartidas unas 250 mil veces, con muchos comentarios exhortando a la escuela a responder por el suceso.

“Mi hijo sufre de Trastorno por déficit de atención con hiperactividad, ansiedad y depresión; ahora por lo sucedido ya no quiere volver a la escuela”, añadió.

El Distrito Escolar Independiente del suroeste (la escuela donde asiste el chico) emitió su declaración diciendo: “El sábado 25 de enero a las 3pm, dos estudiantes participaron en una disputa mutua que fue intervenida por un oficial del SWISD”.

Metro / The Sun

“Debido a la FERPA, no podemos divulgar qué tipo de medidas disciplinarias fueron tomadas contra los estudiantes, pero podemos decir que ambas partes cumplieron con las directivas oficiales”.

“Seguimos investigando el incidente. Nos tomamos muy en serio la seguridad de los estudiantes y supervisamos los informes de acoso y agresión tan pronto como los recibimos”.

A pesar de lo dicho por la institución, la realidad es que un chico con discapacidad ha sido terriblemente agredido. Realmente esperamos que se tomen cartas en el asunto para solucionar la situación y que Michael pueda volver a clases sintiéndose seguro, es lo mínimo que cualquier estudiante puede pedir.

No olvides compartir esta noticia con todos y alzar la voz en contra del bullying.