Jordi Évole, la cara visible de Salvados, un programa de televisión español de reportajes de actualidad, emitido por la Sexta, en conjunto con miembros de Igualdad Animal, han desvelado este domingo los resultados de su última investigación, con la que han desenmascarado las irregularidades de una granja industrial de cerdos, proveedora de la empresa cárnica “El Pozo”, ubicada en Alhama de Murcia.

Tras 10 años de investigaciones en el interior de la industria cárnica e infiltrándose en granjas y mataderos, Jordi Évole, junto con Igualdad Animal, decidieron poner al descubierto las penosas condiciones y contrarias a la ley, en las que están los animales.

Igualdad Animal, una de las organizaciones de Derechos Animales más importantes del mundo, fundada en España en 2006, trabaja con la sociedad, los gobiernos y las empresas para acabar con la crueldad hacia los animales de granja. Está actualmente presente en más de 7 países y rápidamente, se ha convertido en una organización referente en la defensa de los animales por sus impactantes investigaciones en las industrias de explotación animal.

ADVERTENCIA: CONTENIDO SENSIBLE

Se trata de una granja que tiene 2 naves, donde están terriblemente hacinados alrededor de 1000 cerdos.

“Nunca me acabo de acostumbrar, y siempre estoy nervioso porque nunca sé lo que me voy a encontrar”, declaró el investigador de Igualdad Animal que acudió al lugar.

“Confío en que el trabajo que estamos haciendo es justo, a largo plazo va a ayudar a que la gente comprenda el sufrimiento al que son sometidos estos animales y que comprenda que hay otras opciones a mantenerlos encerrados y en tales condiciones”.

“Ese animal probablemente, ni se pueda mover… en menos de 1 día, habrá muerto”, se lamenta un miembro de Igualdad Animal al ver uno de esos animales.

“Está intentando echarse, pero no puede por la bolsa (una enorme tumoración bajo su cuerpo) porque si se echa encima la aplasta y le produce dolor”.

Los animales mantenidos en esta granja viven en condiciones difíciles de creer en pleno siglo XXI. Deformados por abscesos llenos de pus y hernias gigantes, con úlceras cubiertas por moscas y larvas, cadáveres conviviendo con animales vivos, animales canibalizándose unos a otros…

Los cerdos están abandonados a su suerte, no ha pasado un veterinario por aquí en la vida

Parecen monstruos… no se pueden sostener ni en pie

“Como investigador de Igualdad Animal he presenciado la situación de los animales en cientos de granjas, pero esta es una de las peores granjas en las que haya estado”.

Cuando llegan al lugar, se percatan que los cerdos que están ahí están en la fase de engorde, y ya cuando tienen un peso aproximado de 100 – 150 kilos los envían al matadero. Pero caminan un poco más y perciben a un animal que tiene su pata destrozada, el investigador confirma que en la granja verán si les resulta rentable enviarlo al matadero, sino lo dejarán agonizando. ¡Es un horror!

En su escaso recorrido, ya han encontrado 10 animales muertos, los mismos que servirán de alimento para los demás.

“Empiezan chupándolo, pero apenas hay un indicio de sangre, comienzan a comérselo”.

Cerdos muertos, repletos de gusanos, son encontrados en cajas. Es un reflejo de la cruda realidad de la industria: se matan 47 millones de cerdos al años en España, pero son tal las condiciones de hacinamiento que seis millones mueren en las granjas, sin ni si quiera llegar al matadero.

Jordi Évole ha vuelto de día a la granja y tras entrevistar a uno de los empleados, éste le confirmó que pertenecían a una de las empresas que está en el mismo grupo de El Pozo. Le ha dicho, además que la carne que sale “por supuesto que es buena”, apta para el consumo humano. Y que los cerdos “están muy bien cuidados”.

Se encontraron etiquetas identificativas con el logotipo de “El Pozo”

“Me acerqué a una cría de cerdo que agonizaba en el suelo, la recogí y le ofrecí un poco de agua. Miré al resto de animales y pensé: si estos animales terminan en los productos de El Pozo, tienen que asumir su responsabilidad”.

Sin embargo, la empresa no ha tardado en responder a tales acusaciones: “Las imágenes grabadas corresponden a un área de recuperación sanitaria, es decir, que son animales que tienen algún tipo de malformación o enfermedad de nacimiento, que deben vigilarse para controlar su evolución y mejora y, si no se produce, llevar a cabo su sacrificio sanitario”, explicó la compañía El Pozo.

Pero, por su parte, Javier Moreno, Director en España de Igualdad Animal, ha declarado que ya han dado el paso para denunciar lo sucedido:

“Hemos denunciado esta situación ante las autoridades y estamos exigiendo a El Pozo que adopte una política de bienestar animal ejemplar y acorde a las necesidades de estos sensibles e inteligentes animales, donde entre otras cosas, solicitamos:

La Sexta / Igualdad Animal

Prohibición de las jaulas de gestación, eliminación de las mutilaciones dolorosas, uso de descargas eléctricas y golpes, arrastres u otros tratos crueles en el manejo de los animales, implementación de una política de tolerancia cero con el maltrato animal, cancelación de los acuerdos con proveedores cuyos trabajadores hayan sido sorprendidos abusando de los animales y capacitación anual del personal para el manejo adecuado de los animales”. 

Si quieres ayudar a que estas atrocidades se detengan ya, puedes firmar aquí la petición en la página que se ha creado #SecretodeElPozo.

No dejes de compartir esta noticia en tus redes. En tus manos está detener esta barbarie animal.