Hace un par de semanas se hizo viral el caso de la denuncia de Teresa Sue Klein, una mujer de 53 años contra un niño de 8 años mientras ella estaba haciendo compras en una pequeña tienda llamada Cornerstore Carolina en Brooklyn.

Teresa denunció a Jeremiah Harvey, un niño de 8 años que se encontraba con su hermano y su madre porque presuntamente la agredió sexualmente. Reaccionó agresivamente después de que el menor afroamericano la tocara con su mochila en la parte baja de su espalda.

Atacó a la madre y al pequeño que se sintió devastado y desconcertado, sin saber bien en qué consistía ese asalto sexual del que se le acusaba.

*Make this go viral*Meet Cornerstore CarolineWhite Woman calls police on a kid, saying he sexually assaulted her.As I walked up I noticed the argument, apparently the kid brushed up against her and she said he touched her and decided to call police on a nine year old child. As you can see the kid is crying and the mom is upset.

Publicada por Jason Stovetop Littlejohn en Miércoles, 10 de octubre de 2018

La grabación de la cámara de seguridad del lugar revela que la presunta víctima estaba mintiendo, al parecer todo se trató de un acto de racismo que indignó a miles de personas.

La mujer acusó al menor de agarrarle el trasero y le hizo sufrir una experiencia humillante y aterradora. Ante la polémica que produjo el caso en la opinión pública, el niño ofreció declaraciones.

“No la perdono y necesita ayuda”, fueron algunas de las palabras que pronunció entre lágrimas el niño en una entrevista a la que acudió con su madre.

“Creo que estaba loca y le estaba pasando algo”, dijo el niño.

Teresa llamó al 911 para acusar al menor de asalto sexual y lo agredió sin imaginar que el vídeo de las cámaras de seguridad la dejarían al descubierto, además las escenas se hicieron virales y se ha convertido en blanco de las peores críticas.

Después de que la verdad saliera a la luz, Teresa dirigió este mensaje al niño: “Joven, no sé cómo te llamas, pero lo siento”.

La madre del niño Someko Bellille, estaba indignada y triste, comentó que lo más duro del incidente fue explicarle a su hijo de qué se trataba una agresión sexual. Vivieron una experiencia muy desagradable por culpa de la mujer que cometió un acto de racismo en su contra sin importar que era un niño inocente que estaba en la tienda junto a su familia.

Es lamentable que ocurran incidentes de este tipo, necesitamos promover los valores de la tolerancia, el respeto y la empatía. Ningún niño debería ser objeto de racismo ni discriminación, seguro que a Jeremiah le costará recuperarse de la dolorosa humillación que sufrió.

Es imposible no conmoverse con sus declaraciones, lo que hizo Teresa no debe quedar impune. Comparte esta noticia.