Las redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea ofrecen la oportunidad de obtener información al instante, de compartir contenido e interactuar con nuestros contactos.

Pero detrás del uso de estas herramientas hay un latente peligro que puede acechar a los más vulnerables, sobre todo los menores de edad que utilizan sin supervisión el Internet accediendo a contenido inapropiado para su edad o exponiéndose a delincuentes.

Mirian, una niña de 13 años, fue raptada y permaneció cautiva durante 24 horas por un hombre identificado como Alexander, era un contacto con el que mantuvo conversaciones a través de la aplicación de mensajería de la popular consola de videojuegos PlayStation.

La menor, de Vallecas, Madrid, solía jugar durante al menos 12 horas los fines de semana en su habitación, sus padres jamás pensaron que a través de tal entretenimiento podía estar en riesgo su vida.

El pasado viernes la niña le dejó una nota a su madre que decía: “Mamá me he ido al cumple de una amiga, vuelvo a las 22:30”, Maite, la madre de la menor se quedó asombrada porque no era normal que saliera sin avisarle previamente y que regresara tan tarde.

Desde entonces vivió 24 horas de angustia pensando lo peor después de denunciar la desaparición: “Según van pasando las horas, te haces a la idea de que va a aparecer muerta”.

“Ha sido muy doloroso, esto es inexplicable, deseo que no lo pase ninguna madre más, yo la daba por muerta”.

Al revisar las pertenencias de la niña, hallaron las conversaciones que había mantenido a través de la mensajería instantánea de la consola de juegos desde hace aproximadamente cinco meses, los mensajes eran de contenido sexual.

Cuando comenzaron a tener contacto, él le dijo que tenía 14 años, después le confesó que tenía 26, pero nunca reveló su verdadera edad: 39 años.

El hombre habría convencido a la niña para encontrarse en una calle cercana a su casa, finalmente la buscó en su coche, un BMW de alta gama y la trasladó a un piso con los ojos vendados después de detenerse en un local comercial cercano a comprar chucherías y en una frutería.

Después mantuvo a la menor cautiva en el interior del piso donde abusó de ella durante 24 horas hasta que presintió que era buscado por la policía y la introdujo en el coche en el asiento trasero, se intentaron ocultar.

Pero cuando la menor escuchó el ruido de las patrullas policiales a pesar de que tenía las manos atadas se incorporó y los agentes pudieron verla.

La Jefatura Superior de la Policía confirmó su detención acusado de secuestro y de abuso sexual. Lo interceptaron en el garaje de su vivienda ubicada en el distrito El Retiro mientras estaba en el auto con la menor intentando salir, antes le había entregado a ella dinero para que tomara un taxi y se regresara a su casa queriendo borrar las evidencias de su delito.

La policía logró dar con el paradero del hombre cruzando los datos de la llamada de una mujer que denunciaba la desaparición de su pareja acotando que le había comentado que estaba metido en un problema y no respondía a sus llamadas.

TM

Según las declaraciones de Maite, la madre de la menor a los medios de comunicación, la niña está nerviosa, aturdida y recibirá atención psicológica para recuperarse del trauma que ha sufrido.

El autor del crimen de origen latinoamericano amenazó a la niña con ir a su casa a matarla a ella y a su familia. Afortunadamente la policía actuó justo a tiempo para rescatarla y prevenir que cometiera delitos mayores.

Es importante vigilar de forma permanente el contenido que manejan los niños en las redes sociales y aplicaciones de mensajería. Comparte esta noticia para crear conciencia.