El caso de Abril Sosa está conmocionando a todos en las redes, la pequeña de 4 años fue brutalmente asesinada en Córdoba, Argentina por un hombre identificado como Daniel Ludueña, de 35 años quien era albañil y vecino de la familia.

La pesadilla para los padres de Abril comenzó el pasado sábado 13 de enero por la noche cuando la menor desapareció mientras jugaba con otros niños en una zona cercana a su casa.

Sus padres denunciaron la desaparición a la policía, y la búsqueda no tuvo resultado hasta el día lunes cuando hallaron su cuerpo sin vida en un terreno abandonado cerca de donde vivía.

Según las primeras investigaciones, el acusado raptó a Abril, la trasladó a su casa y la asfixió, llevó el cuerpo sin vida dentro de una mochila al terreno donde lo dejó abandonado.

Cristian Sosa, el padre de Abril, declaró a los medios de comunicación que pudieron conocer que Daniel Ludueña abusó anteriormente de su sobrino a quien también habría asesinado. También comentó, que el acusado lo ayudó en la búsqueda de Abril.

“Me ayudó a buscar a mi hija. Es una mente muy enferma. Me dio una palmada en la espalda y me dijo que ya iba a aparecer”.

Asimismo, comentó que: “Él venía a mi casa, me ayudó a pintar mi casa, compartíamos una cena, un almuerzo, no sé qué mente tan enferma podía tener este hombre para cometer este crimen”.

Cuando la policía lo detuvo, y lo interrogaron él confesó ser autor del crimen y les indicó a los agentes el lugar donde dejó el cadáver de la menor después de trasladarlo envuelto entre colchas y mantas.

Finalmente, los policías hallaron el cuerpo y lo trasladaron al centro de investigación donde realizan las pruebas pertinentes para comprobar si la menor sufrió agresión sexual y las causas del fallecimiento.

El operativo de búsqueda comenzó centrado en un posible ajuste de cuentas entre bandas ligadas al narcotráfico, pero después del hallazgo del cuerpo adquirió fuerza la hipótesis del ataque de un pedófilo.

Días antes del crimen, el acusado fue visto comprando aros y un lápiz de labios, podrían ser carnadas suficientes para atraer a la niña que además ya lo conocía.

La madre de Daniel Ludueña declaró que “Mi hijo es inocente, no ha violado ni matado a nadie, tiene problemas psiquiátricos no lo voy a negar, pero no mató a nadie”.

Los padres de Abril tienen otros cinco hijos, y esperan un bebé, tuvieron que enfrentarse a la trágica perdida de su hija de 4 años en medio de tanto dolor por el daño que sufrió a manos de un desalmado.

Mientras que Mayra Sidra, la madre de la menor fallecida, aseguró que sospechaba del asesino porque “se quiso hacer el vivo” con otra de sus hijas, una menor de 16 años. La mujer cuestionó la actuación de la policía por pensar que la desaparición estaba ligada a un ajuste de cuentas, ella aseguró que siempre sospechó que la niña se había ido con alguien conocido.

El acusado podría ser condenado por abuso sexual infantil y por homicidio, sus vecinos están indignados y han apedreado su casa.

Claudia Palacios, la fiscal que participó inicialmente en la investigación remitió el caso a su colega Patricia García Ramírez, quien espera los resultados de la autopsia de Abril. La fiscal alegó que “Todo indica que la menor fue abusada sexualmente”.

Actualmente, Daniel Ludueña permanece detenido en el penal de Bouwer, comprobaron que presenta antecedentes penales por delitos contra la integridad sexual. No se resistió al momento de la detención y confesó el crimen.

TN

Nada podrá reparar el dolor de los padres y familiares de la pequeña que fue víctima de horribles torturas que ningún ser humano merece padecer. Debemos estar siempre atentos a las características de una persona violenta, con trastornos psiquiátricos que sea propensa a cometer delitos tan atroces como este.

Esperamos que el responsable de matar a Abril pase el resto de su vida en la cárcel, comparte esta noticia.