La muerte siempre deja una profunda nostalgia y tristeza que produce un inmenso vacío en el alma. Realmente despedir físicamente para siempre a un ser querido es una experiencia dolorosa que nadie desea vivir.

Lamentablemente el soldado Chris Harris murió trágicamente tras la detonación de un artefacto explosivo casero mientras cumplía su primer despliegue en las afueras de Kandahar, Afganistán en agosto de 2017.

Antes de ese fatídico día en el que murió, tan sólo había pasado una semana en la que se había enterado de que se convertirá en un orgulloso padre.

Chris Harris, era de Jackson Springs, Carolina del Norte y sirvió a los Estados Unidos en el 2º Batallón, el 504º Regimiento de Infantería Paracaidista, el 1er Equipo de Combate de Brigada, la 82ª División Aerotransportada.

El luto de Britt Harris, la esposa de Chris, no sólo era por la triste muerte de su marido sino también por haber perdido al padre de su hijo.

En medio del dolor, esta mujer recibió la solidaridad los compañeros de su esposo en la 82ª División Aerotransportada que no se hizo esperar y la acompañaron en cada una de las etapas de su embarazo.

Ellos se consideraban como una familia. Los compañeros de Chris no dudaron en buscar la manera de llenar el vacío que había dejado la ausencia de este gran soldado en su hogar. Ellos decidieron que estarían presentes durante el embarazo y en el nacimiento del bebé.

El día de la revelación del sexo del bebé planificaron una gran celebración como antesala a lo que sería el maravilloso nacimiento de esta pequeña bebé a las que todos los soldados amaban.

Muchas veces hemos escuchado que la naturaleza tiene misterios que nunca son develados y eso fue lo que pasó con la fecha de nacimiento de la pequeña princesa, quien llegó a este mundo el mismo día que su padre tenía previsto regresar a casa desde Afganistán.

Su madre decidió que su pequeña llevaría el nombre de su padre, Christian Michelle Harris, como una expresión de honor a quien le dio la vida, pero que por cosas del destino no pudo estar presente en vida para verla nacer y acompañarla en su crecimiento.

Facebook

Los compañeros de mi esposo han sido parte de la vida de mi hija antes de que naciera, y sé que van a estar por el resto de su vida”.

Chris, al igual que muchos soldados este hombre entregó su vida con valor y orgullo para honrar y defender a su país y a su familia, sacrificando como muchos otros soldados su vida.

Comparte esta historia que, aunque está salpicada por la tragedia está enmarcada en el más puro y bello sentimiento: el amor.