“¡Mete al perro, ya no puede caminar!”, es lo que un indignado testigo le dice al dueño del perro que está “ejercitando” a su mascota mientras conduce. 

Esta es una de las escenas más indignantes en que unos desalmados dueños someten a su perro al peor sufrimiento bajo la lluvia porque supuestamente lo estaban entrenando, mientras el auto está en marcha y sujetan al perro con un collar; el pobre perro ya no puede más, no tiene fuerzas para seguir al ritmo del vehículo y por poco termina bajo las ruedas.

El video, que ha sido filmado en Puebla, México, muestra un vehículo de marca Toyota Avanza plateado, conducido por una carretera principal mientras el perro es arrastrado por su dueño.

Afortundadamente, otro conductor que iba detrás fue testigo de la inquietante escena y mientras graba, increpa al dueño para que se detenga en su cruel proceder:

“¡Ey, mete al perro, mete al perro al auto”, le dice. Luego le insiste: “Mete al perro, ya no puede caminar”, pero el insensible dueño no se inmuta y no le hace el mínimo caso.

El indignado testigo hace de todo para llamar la atención del desgraciado, pero cualquier esfuerzo es inútil.

Conforme avanza el video, efectivamente se ve que el pobre perro ya no puede más, y al testigo no le queda otra solución que grabarlo todo y hacer la denuncia en el video:

“No se detiene, no quiere meter al perro, placas QAM-59-76, no quiere meter al perro y deja que se moje. El perro viene lastimándose, ¡el perro ya no puede!”, dice el testigo.

En un momento, otro vehículo blanco se acerca por el lado izquierdo y se da cuenta de lo que sucede, baja la ventana e igualmente increpa al dueño para que se detenga. A lo que el testigo le dice: “¡Ciérrale el paso!”

Los dueños del perro ignoran sus súplicas y continúan “ejercitando” al perro bajo la lluvia torrencial.

El animal se está cansando notablemente y apenas puede mantener el ritmo del automóvil y, en un momento dado, parece casi ir por debajo de las ruedas del vehículo.

Finalmente, ante la insistencia de los testigos, el Toyota se detiene y se baja del vehículo un hombre con una camiseta a rayas en tonos azules. Toma de la correa al perro; en un inicio pareciera que se va a compadecer del pequeño y el perro adopta una actitud suplicante como diciendo: “Por favor, déjame entrar que ya no puedo más”.

Pero el insensible dueño cambia de parecer y decide tomar al perro, cierra las puertas del vehículo y se marcha con el perro bajo la lluvia. 

No sabemos cuáles serían sus planes para después. ¿Hacer que se siga ejercitando bajo la lluvia? ¿Obligarlo a seguir corriendo mientras él lo tiraba de la correa?…

Lamentablemente, el video termina ahí, pero ya está recogida la evidencia de la identidad del auto y las redes han reaccionado con furia. Esperamos que esto ayude a dar con el paradero del maltratador.

Compartir esta noticia puede ser de gran ayuda para que las autoridades puedan capturar a los desalmados dueños. Levantemos la voz y no permitamos este tipo de maltratos, denunciarlos es una responsabilidad.