Las estadísticas de la violencia de género siguen siendo alarmantes, pero lo importante en esta lucha para combatir el maltrato es denunciarlo sin dejar espacio para la impunidad.

En Lima, la capital de Perú, en una urbanización de clase alta llamada Miraflores, una vecina grabó con su teléfono móvil el momento en el que un hombre arrastró a su pareja desde la acera de la calle hasta las escaleras del edificio donde vivía mientras discutían.

Anahí Aguilar, fue la testigo del acto de maltrato, y registró con su teléfono móvil el momento en el que Martín Camino Forsyth agredió a su pareja Micaela de Osma.

Los vecinos que presenciaban la situación comenzaron a gritar condenando el hecho, y fue gracias a eso que el agresor se detuvo tras amenazar de muerte a su pareja.
La mujer pudo huir y refugiarse en una cafetería hasta que llegó la policía.

El video filmado por Anahí sirvió como una prueba de la agresión física que denunciaron ante las autoridades.

El hombre fue trasladado a la comisaría para formalizar la acusación de tentativa de feminicidio que podría obligarle a cumplir una condena de prisión entre dos y seis años de cárcel en caso de que sea declarado culpable.

El abogado del agresor aseguró que su cliente no había arrastrado a su novia sino que la había “jaloneado”.

Ame, hermana del agresor, publicó en su perfil de Facebook que se sentía muy avergonzada de la reacción que tuvo él, y que toda su familia se solidarizaba con la joven que resultó agredida. Puedes visitar su perfil aquí.

Micaela Osma, la mujer agredida, relató a los medios de comunicación locales que su novio llegó a su domicilio en estado de ebriedad, la lanzó sobre la cama y la amenazó de muerte con un cuchillo que pasó por su rostro y su cuello.

“Gritaba que me quería matar, que no le importaba nada, me pedía la clave de mi teléfono móvil, se la di y cuando se distrajo, logré escaparme corriendo”, relató la víctima.

Mientras que el hombre la siguió y la arrastró por la acera, ella se resistía y gritaba que la dejara tranquila. Desde ese momento, la vecina Anahí, comenzó a grabarlo todo.
“Es la primera vez que me amenaza y me pasa algo tan grave”, contó Micaela, aunque en otras oportunidades él ya le había gritado y empujado.

La testigo publicó el hecho en su perfil de Facebook y lamentó que lo eliminaran de su red social por “infringir” las normas de contenido.

De acuerdo a la información emitida en un comunicado por la Fiscalía peruana, realizarán una investigación con la severidad del caso, resaltaron que lo ocurrido demostró la importancia de las denuncias de los ciudadanos.

Según un informe realizado por el Ministerio de la Mujer de Perú, hasta el mes de agosto de este año habían ocurrido 82 feminicidios y 156 amenazas, lo que hace un total de 238 casos de violencia de género.

Compartamos esta noticia, todos debemos alzar la voz contra la violencia #NiUnaMenos.