Los momentos difíciles suelen unir a comunidades enteras, y deja relucir lo mejor de cada persona que está interesada en ayudar al prójimo más necesitado. Los desastres naturales dejan destrozos de gran magnitud a su paso; sin embargo, la dimensión de los daños causados aumentan el entusiasmo que tienen las personas por apoyar al desamparado.

Desde hace unas semanas, el sur de la costa este de los Estados Unidos se preparaba para la llegada a tierra firme del huracán Florence, que al principio se encontraba en categoría 4, al poco tiempo se fue debilitando pasando a categoría 2, hasta llegar a ser una Depresión Tropical. De todas maneras, este huracán representaba un inminente peligro a las personas de la zona, pero también a los animales que parecen ser ignorados ante este tipo de desastres.

Por esa razón, un hombre de Tennessee al saber sobre el aviso de evacuación de su estado vecino, Carolina del Sur, condujo un autobús escolar hasta la zona en peligro solo para un propósito: salvar la vida de decenas de animales que se encontraban en el Emergency Animal Rescue and Shelter. El hombre, Tony Aslup, se preparó semanas antes de la llegada a tierra del huracán Florence y se dirigió hasta el refugio que se encontraba en un terrible peligro.

En el 2017, Aslup compró el autobús escolar convirtiéndolo en un refugio de animales móvil, para evacuar a las mascotas en Texas amenazadas por el huracán Harvey. Esta vez haría lo mismo por los animales de Carolina del Sur. El valiente hombre condujo hacia la tormenta para salvar la vida de estas mascotas que también importan.

“Estas son vidas también. Los animales, especialmente las mascotas de un refugio, siempre tienen que tomar el último lugar del autobús. Pero esta vez, les daré su propio autobús. Si tengo que pagar todo el combustible, o incluso un bote, para sacar a estos perros de allí”, dijo Aslup.

El hombre publicó en su Facebook varias actualizaciones de su evacuación, desde que llegó a las 4 de la mañana al refugio, hasta que con ayuda de los trabajadores del refugio lograron introducir en el autobús a 53 perros y 11 gatos. Después, Aslup condujo casi 6 horas de carretera hasta Foley, Alabama, donde dejó a los animalitos en un centro de rescate fuera de peligro.

“No es la evacuación más convencional, pero seguramente la que tiene más corazón”, dijo un portavoz del Saint Frances Animal Centre, uno de los refugios que Aslup ayudó en Georgetown, Carolina del Sur.

Posteriormente, los animales serán transferidos a nuevas instalaciones de refugio y centros de cuidados ubicados en todo el país, y se espera que los 64 animalitos logren conseguir un hogar eventualmente.

Estas mascotas ya eran rechazadas por la vida, muchos son mayores o con enfermedades que hacía que la gente los ignorara por completo, y pareciera que a nadie le importaba qué pasaría con ellos con la llegada de un huracán tan mortal. Afortunadamente, este hombre sabía que estos peludos merecían otra oportunidad para vivir, dejándonos una hermosa lección.

Facebook / tony.alsup.7

Por desgracia, no todos corrieron con la misma suerte ante los daños provocados por el huracán Florence, que hasta ahora lleva 23 vidas reclamadas.

¡Comparte y comenta esta noticia con tus amigos! Sin duda este hombre es un ejemplo a seguir.