Hay momentos en la vida que quisiéramos inmortalizar por los grandes sentimientos que nos evocan: el nacimiento de un bebé, el cumplimiento de un sueño, un cambio de trabajo, la propuesta de matrimonio.

Pero para esta joven, aquel día que parecía convertirse en la causa de la felicidad que supuestamente vendría después, ha pasado a ser la peor pesadilla…

El incidente sucedió en Melbourne en junio de 2016 y se trata de Dwayne Lindsey, quien tan sólo unos pocos días después de haberle propuesto matrimonio a Michelle Dearing, fue acusado de matar a su bebé de 6 meses Chayse Dearing, del modo más cruel.

La pareja tenía planes de boda antes de que sucediese el trágico incidente. Y la mujer había ido de compras, dejando al pequeño a cargo de Lindsey, cuando recibió una llamada de su novio diciéndole que algo no andaba bien con Chayse, que no estaba respirando y que le salía sangre por la nariz.

El hombre manifestó que “se había quedado dormido con el niño sobre su pecho, luego se despertó y saltó cuando pensó que una araña se arrastraba sobre él”.

“El bebé saltó de mi pecho después de que me sacudiera, provocando sin intención que se golpeara la cabeza contra un calentador de pared”, dijo Lindsey aclarando que nunca tuvo intención de matar al niño.

Cuando Michelle regresó de inmediato a su domicilio, ya encontró a los paramédicos tratando de reanimar a Chayse. Pero no pudo soportar ver a su pequeño en esas condiciones y perdió el conocimiento. Dos días después, su bebé perdía la vida en el Royal Children’s Hospital.

Había datos extraños que no coincidían con el relato de Lindsey, por ejemplo que su madre lo encontró con otra ropa diferente a la que llevaba puesta. Y que en algún momento había reconocido que “había golpeado y pateado el bebé”, según la declaración de un testigo.

La pediatra forense Geetika Badkar dijo en una audiencia en el Tribunal de Melbourne que chayse tenía lesiones en todo el cuerpo y que posiblemente fue estrangulado y sacudido”.

Chayse fue encontrado cubierto de moretones alrededor de su cuello, traumas en la cabeza, la ingle y los genitales, incluyendo hematomas recientes. Además, sufrió lesiones traumáticas graves en el cerebro y la médula espinal y hemorragia retiniana.

“Eso en sí mismo es extremadamente significativo en términos de tiempo: puede haber habido más de una agresión de las mismas características”, dijo.

Badkar dijo a la corte que se encontraron bajos niveles de metilanfetamina en la orina de Chayse.

“No puedo decir cómo eso entró en el cuerpo de Chayse”, dijo Badkar.

Por su parte, el fiscal Nicholas Papas dijo que la explicación de Lindsey era incongruente con los informes médicos, que mostraban que la muerte de Chayse se produjo por una lesión en la cabeza que era poco probable que hubiera sido accidental.

Ahora, casi un año y medio después, Lindsey se ha enfrentado en el Tribunal Supremo de Victoria, donde está siendo juzgado por el asesinato de Chayse Dearing.

El abogado defensor Scott Johns dijo que Lindsey nunca tuvo la intención de matar al niño.
“Lo que sea que pienses de Dwayne Lindsey, él no es un asesino. Ninguna de sus acciones vino de la intención de causar ningún daño en absoluto”, dijo Johns.

El juicio de Lindsey continúa y se espera que dure una semana, mientras la madre pide justicia.

Facebook / News.com.au

Crímenes así no pueden quedar en la impunidad. Esperamos que se haga justicia y que la muerte de Chayse no haya sido en vano.

Comparte esta impactante noticia con tus amigos. Vuela alto, pequeño Chayse.